¿Lo veis? El bajo es más divertido que cualquier otro instrumento

Género: Surf Rock / Punk
Valoración: Excelente

Solo un año antes de la salida de este álbum, los Dead Kennedys habían hecho popular su particular mezcla de Surf y Punk para el público ‘underground’ americano. Quizás inspirados en ello, los también californianos Agent Orange también usaron los mismos ingredientes, pero con un resultado totalmente diferente.

La primera diferencia es obvia. Jello Biafra es un cínico joputa, en el buen sentido de la palabra joputa – y de la palabra cínico también -, pero el tono de Mike Palm es totalmente apocalíptico, algo que se nota echando un simple vistazo a las letras y los títulos de las canciones. Esa oscuridad me recuerda en ocasiones a algún clásico de los Dead Boys más que a sus coetáneos del Hardcore. Además, Palm no suele gritar, y cuando lo hace tiene un deje melódico que le distancia bastante de la escena americana.

La segunda diferencia es bastante apreciable también. Hay menos distorsión, menos velocidad, menos radicalidad y, a la vez, una influencia metalera apreciable. Everything Turns Grey, que dicho sea de paso quizás es la mejor canción del disco, empieza como un número de Metallica dos años antes de Metallica. Algo tremendo. La concatenación de versos es pegadiza y el estribillo gana el premio al momento ‘rabia desatada-apocalipsis-oscuridad’ del disco. Un clásico semi-perdido del que os dejo un vídeo en la banda sonora del juego de PSX de Matt Hoffman – esas míticas bandas sonoras de juegos ‘a lo Tony Hawk’…

Esta segunda diferencia implica que las trazas de surf rock se encuentran más claras. Tan claras que hay una coves instrumental bastante buena de Miserlou y tres en la reedición. Tampoco aporta mucho al sonido clásico, pero supongo que habría que rellenar espacio de disco (20 min. que dura el jodío). La batería tiene casi constantemente ese clásico ritmo bailable surfero que le da un toque extraño a este “Living in Darkness”, mientras que la guitarra se mete de vez en cuando en solos de 20 años atrás.

Las canciones en su conjunto son fantásticas. The Last Goodbye, similar a Everything Turns Grey, tiene una de las mejores melodías vocales del disco. Bloodstains es puro metal-surf, una hibridación más que extraña, pero muy resultona, con unas letras cargadas de bilis. El tema que da título al disco es, curiosamente, el tema más particular. Dobla en duración a casi todos los temas y tiene un bajo que recuerda más a los clásicos del Post Punk que del Punk, pero quizás esas letras – “I’ve got no reason to be like everybody else / so dumb, so happy” – hablan por sí solas.

A pesar de su clara originalidad, quizás no estamos ante un disco rompedor y de referencia, pero si gusta el Pop Punk, Surf Punk o simplemente la música de calidad con un toque oscuro sin caer en los caminos cortavenas de The Cure o Siouxsie no veo razón por la que no guste este gran disco.

Tracklist

  1. “Too Young to Die” (2:04)
  2. “Everything Turns Grey” (2:00)
  3. “Miserlou” (2:07)
  4. “The Last Goodbye” (2:49)
  5. “No Such Thing” (2:47)
  6. “Cry for Help in a World Gone Mad” (2:09)
  7. “Bloodstains” (1:44)
  8. “Living in Darkness” (4:13)