Typical Post Punk

Género: Post Punk / Gothic Rock
Valoración: Muy Bueno

Antes de todo, lo vuelvo a repetir. ÉSTA NO ES LA BANDA DE BRIAN MOLKO. ÉSTA NO ES LA BANDA DE EVERY YOU EVERY ME. ÉSTA BANDA ES MEJOR.

Aunque no por mucho. Que yo tenga constancia, nada más que sacaron este disco y el olvido les devoró muy, muy rápidamente. Es casi imposible encontrar información por internet. Yo di con ellos de casualidad en un blog postpunky anglófono bastante oscurillo, así que ahora mismo me estoy marcando un pegote bastante importante recomendando un grupo tan enterrado.

Pero merece la pena echarle un ratejo a este “England’s Trance”. Fallos tiene muchos. Especialmente en la producción. Falta por pulir mucho la atmósfera general y todo da una impresión bastante caserita, pero no suena mal, excepto el sintetizador (una especie de primerizo Depeche Mode que no pega demasiado con el resto de la música). Temas como el largo y épico Pseudo Silhouette se habrían beneficiado mucho de un sonido más elaborado.

La voz femenina, de Michelle Wild, está a caballo entre Kate Bush y Elizabeth Fraser, de Cocteau Twins. Tiene su toque extravagante, su toque etéreo, y también su toque seductor. Sin embargo, la música está en una línea entre Television y Joy Division, y sin haberlo deseado me ha salido un pareado. Pero es cierto. El juego de guitarras es muy similar al de Tom Verlaine y Richard Lloyd, mientras que el sentimiento que predomina es más Siouxsie, The Cure o la citada banda de Manchester.

No obstante, Poppy Dance da inicio al disco en una clave bastante alegre y divertida. Es el tema más “Speak and Spell” del disco. Comrade ya nos sumerge en guitarras atmosféricas, tempos lentos y tristeza y el disco no para de hundirnos en la miseria. Uno de los más depresivos es Gita, de una belleza vocal notable, mientras que Punishing Pierrot hace gala de unos sonidos atmosféricos de muchísimo poder evocativo. Sin embargo, el arabesco Pseudo Psilhouette se confirma como el mejor hipnotizante adormecedor de todo el disco. “England’s Trance” trata de dominar la voluntad del oyente a través de la cálida voz de Michelle Wild y una suerte de sonidos cíclicos con un ritmo invariable que invitan al sopor, entendido de una forma positiva. De ahí el nombre, supongo.

Vale, quizás los Placebo originales no inventaron la pólvora, pero su sonido es relativamente único y placentero, que es lo que importa. Y además me marco un farol importante.

Tracklist

  1. Poppy Dance (3:43)
  2. Comrade (4:10)
  3. Velvet Claws (4:31)
  4. Gita (4:12)
  5. Blot (3:54)
  6. Fabian Policy (3:38)
  7. Punishing Pierrot (4:06)
  8. Paying Homage (3:52)
  9. Pseudo Silhouette (8:12)