Lo de Punk se lleva por dentro

Género: Punk / New Wave
Valoración: Obra Maestra

Aun con lo olvidados que están ahora, en su momento The Rezillos tuvo por delante una carrera prometedora dinamitada por las tensiones internas que acabaron con la banda. Había que ser muy grande para que sólo un disco te mantuviera en el panteón de la fama, y, aunque este disco no es precisamente peor que el único de los Sex Pistols, un grupo de escoceses que tocaban una especie de Power Pop rapidísimo con un bajista hiperactivo no podia pasar a los libros de historia. Describir el sonido de The Rezillos es como imaginarse una mezcla entre el Punk ramonesco y el espíritu vintage y “camp” de los B-52, claro que estos vinieron después. Las similitudes son obvias: el juego vocal entre KateCindy y Fred es calcado a lo que encontramos aquí con Eugene Reynolds y Fay Fife, pero no hay más que echar un vistazo al vídeo de abajo para comprobar sus diferencias. (jamás he visto a Ricky Wilson tocando la guitarra con tanta pasión como aquí, por no hablar de esa forma de moverse de Eugene y Fay…).

El espíritu festivo de los Rezillos encuentra en el Punk no un arma de reivindicación social ni política, sino un instrumento para canalizar toda la energía positiva de la banda. En ese aspecto, The Rezillos son mucho más similares a The Damned o los recientemente reseñados The Heartbreakers que a Crass o los Sex Pistols. Las canciones tienen claras connotaciones sesenteras y la cantante tiene incluso un cierto parecido a Debbie Harry de Blondie a la hora de cantar, especialmente en canciones como It Gets Me (no está mal recordar que ella también saca su inspiración de las “girl bands” de los 60). Muchas veces no solo se quedan en connotaciones. Hay una cover de The Dave Clark Five (Glad All over), otra de Gerry & The Pacemakers (I Like It) y una del señor Jeremy Spencer para Fleetwood Mac (Somebody’s Gonna Get Their Head Kicked in Tonight), que, casualmente, es de las mejores del disco: típica canción que te imaginas cantando con los colegas en un pub a altas horas de la madrugada cuando ya has entrado en el terreno de los dos dígitos en materia de birra.

De todas formas, en este disco se puede decir que no hay destacados. “Can’t Stand The Rezillos” es un disco uniforme, y uniformemente bueno. Es por eso que es difícil medirlo con exactitud. Lo único que saco en claro es que su potencial de diversión es infinito. Flying Saucer Attack es una buena introducción de lo que supone este disco. De nuevo, este tipo de referencias a películas de horror barateras de los 50 y 60 las hemos visto en Blondie (The Attack of the Giant Ants), los Ramones (Chain Saw) o los propios B-52’s (Devil In My Car), pero esa línea descendente de bajo debe ser uno de los mejores comienzos de disco de la historia (hipéééééééérbole). La sección rítmica de esta banda es increíble y el truco funciona en todos los temas. Todos los que conocemos a los Rezillos lo decimos: son únicos, son inimitables y están terriblemente infravalorados. Hicieron la sintonía de Top of the Pops. Eso tiene que servir para algo, ¿no?

Tracklist

  1. “Flying Saucer Attack” (2:50)
  2. “No” (2:23)
  3. “Somebody’s Gonna Get Their Head Kicked in Tonight” (1:57)
  4. “Top of the Pops” (2:57)
  5. “2000 A.D.” (2:58)
  6. “It Gets Me” (2:11)
  7. “Can’t Stand My Baby” (2:23)
  8. “Glad All Over” (2:07)
  9. “(My Baby Does) Good Sculptures” (3:10)
  10. “I Like It” (1:48)
  11. “Getting Me Down” (2:09)
  12. “Cold Wars” (2:57)
  13. “Bad Guy Reaction” (2:18)