Ya se deja caer una cierta intención vanguardista

Género: Post-Punk
Valoración: Excelente

Cuando Howard Devoto vio que los Buzzcocks no daban para más y que suficiente había hecho para el mundo creando un género totalmente nuevo no se dio a la buena vida. Él es un chico bueno y trabajador. Siguió ahondando en el Punk, hayando nuevas fórmulas que permitieran revitalizar al género. Aunque no sé hasta qué punto llega su bondad. Este disco tiene un hilo de maldad subyacente, como si el niño que cantaba al amor de los Buzzcocks se hubiera hecho mayor. No sé vosotros, pero soy incapaz de escuchar el estribillo The Light Pours Out Of Me sin pensar en una especie de mesías satánico o algo similar. La sección rítmica mantiene un ritmo firme y seguro y la amenazadora voz de Devoto escupe frases como “time flies/ time crawls/ like and insect/ up and down the walls” o “the conspiracy/ of silence ought/ to revolutionize/ my thought”.

La paranoia es una constante en este disco, como por ejemplo la visión circense de The Great Beautician In The Sky, que también es demoledora, con unas entonaciones “etílicas” de Devoto y líneas como “angels twitch nervously/ the brave and the bold weep”. El ritmo de vals, las líneas de sintetizadores, el bajo… todo junto da la impresión de un gran baile de salón, aunque, como dice Devoto, “I’m not going to dance” cuando el ritmo cambia a un estándar 4/4 y vuelve el Punk más rompedor.

La variedad del disco es notable. Se recrean en la búsqueda de sonidos nuevos. Motorcade, por ejemplo, tiene unos teclados de película de terror y solos de guitarra a lo Motörhead (no dudo de que el título sea una referencia más o menos explícita) y Definitive Gaze da comienzo al disco casi como una película de Blaxploitation con unos atmosféricos teclados que hacen ver que no estamos ante un disco corriente. Parece que Devoto se ha transformado en una especie de Bryan Ferry del Punk. Sin embargo, curiosamente el mayor éxito de este disco es uno de los más Punk, coescrito con Pete Shelley cuando estaban en los Buzzcocks. Shot By Both Sides es una joya. Esa riff ascendente de guitarra está grabado en mi mente para siempre. Además, las letras tienen una lectura interesante, ya que parecen tratar de cuando uno no se encuentra ni en un bando ni en otro de un asunto y ambos te dan por todos lados. Más o menos como la música de Magazine, increíblemente rompedora para la época.

Recoil es todavía más punkillo, pero, como para compensar, el subsiguiente Burst es lo más Ferry-esco del disco, con un tempo lento que da lugar a inventivas líneas de guitarra y un Devoto totalmente metido en el papel hasta las finales líneas repetidas como un mantra: “keep your silence to yourself/ you will forget yourself”. Art Punk podría ser esto. Es obvio que bandas como Radiohead, autores de una cover de Shot By Both Sides, tomaron buena nota de lo que Magazine había hecho 15 años antes, y, como suele pasar con los grandes discos, 32 años después todavía sigue siendo un islote de frescura en una escena dominada excesivamente por la máxima simpleza.

Tracklist

  1. “Definitive Gaze” (4:28)
  2. “My Tulpa” (4:51)
  3. “Shot By Both Sides” (4:04)
  4. “Recoil” (2:52)
  5. “Burst” (5:01)
  6. “Motorcade” (5:44)
  7. “The Great Beautician In The Sky” (5:00)
  8. “The Light Pours Out Of Me” (4:36)
  9. “Parade” (5:19)