Con ese nombre cualquiera se espera una ñoñería dentro

Género: Rock Progresivo / Psicodelia
Valoración: Excelente

Si es cierto que para dejarse llevar por la fuerza arrolladora del Punk no hace falta ser anarquista, ni comunista, ni ningún tipo de -ista, también es cierto que no hace falta ser muy cristiano para embriagarse con la evocadora música de Vox Dei. De hecho, ¡qué coño! Si de pequeño me hubieran contando la Biblia así ahora mismo sería ultracatólico recalcitrante. Porque la música de Vox Dei, banda de Rock argentino que encontró en la Biblia “su salvación”, por así decirlo, coge el mejor melodicismo de las bandas anglosajonas de Progresivo y le dota de un sonido a veces psicodélico, a veces bluesero que le queda que ni pintado. La Biblia es quizás el concepto por excelencia, y, en pleno auge del conceptualismo en la música, raro es que no se haya tratado más. En cualquier caso, bastante polémica generaron cuando declararon su intención de hacer un álbum sobre esto… hasta que la Iglesia les dio el visto bueno, claro.

Génesis arranca las cosas de forma tranquila, como corresponde al momento de vacío absoluto, pero poco a poco se va llenando de cosas, de vida y de intensidad con un cierto matiz psicodélico, aunque quizás esta vertiente se vea mejor en Moisés con sus letárgicas guitarras de fondo. El lado cañero, cercano al Hard Rock sucio de Deep Purple, está en Las Guerras, un nombre que le viene que ni pintado, claro que las guerras son muchas y se convierte en el tema más largo del disco con sus 13 minutos de canción, a través de los cuales se va describiendo como en una suite multi-parte cada momento. De esta manera, la furia con la que empieza da paso a una especie de ritmo entrecortado que  bien puede dar la idea de una organizada marcha militar militar, otra parte con una acentuación extraña y mucho, mucho wah wah para delicia de muchos (como yo) y un colofón alocado con un intento de imitar a Blackmore en sus mejores tiempos.

La corta balada de turno es Profecías, que hace de transición hacia uno de los mejores momentos de todo el disco. Libros Sapienciales tiene un riff delicioso. Las cuerdas celestiales a eso del minuto 2 y un segundo riff de guitarra le otorgan un misticismo totalmente inaudito. He buscado por muchas obras europeas temas con una sensibilidad así. No obstante, todo ello se corta en seco y el clima de la canción cambia totalmente. Se convierte en otra balada, para mí, inferior a su primera mitad, pero con la que te encontrarás cantando inconscientemente “estas son razones que dicen que/ sólo sé/ que sé querer/ y que tengo Dios/ y tengo fe”, seas o no seas creyente.

Siendo “La Biblia” una obra que trata de abarcar ambos testamentos, Cristo ocupa los últimos minutos del disco. Su nacimiento se ve envuelto en una psicodelia cercana a Moody Blues, pero su muerte tiene el aire melancólico de un Blues bien tocado, y su resurrección es pura y simplemente Rock épico. ¡Cuidado! Llega el Apocalipsis, pero aquí el Apocalipsis es motivo de esperanza. Los justos irán al Cielo. Y espero que ser justo con este disco también sea motivo para ir al Cielo. Aunque si no tienen un tocadiscos no merece mucho la pena, la verdad…

Tracklist

  1. Génesis (6:38)
  2. Moisés (7:29)
  3. Las Guerras (13:14)
  4. Profecías (2:17)
  5. Libros sapienciales (7:35)
  6. Cristo (nacimiento) (3:19)
  7. Cristo (muerte y resurrección) (10:38)
  8. Apocalipsis (4:48)