Quedaos con la cara del de la derecha. Ése es el verdadero artífice de este disco.

Género: Protopunk
Valoración: Excelente

El nexo de unión entre la Velvet proto-proto-punkiana y el Punk se encuentra en la figura de Jonathan Richman, un hombre obsesionado totalmente con la figura de Lou Reed, que no paró hasta hacer sonar su voz exactamente igual a la del genio neoyorquino y que, de paso, refinó los conceptos vertidos en la Factoría para una generación de chaquetas de cuero. Hay que tener en cuenta que estos temas son demos de sesiones de 1973, así que no me vengáis con que en 1976 ya existían los Ramones. The Modern Lovers se separaron antes de grabar un álbum, y éste fue su debut post-mortem. Ésa es la razón que no haya casi material del grupo por la red (¡ni vídeos!)…

Si os gusta la chulería de Lou Reed, mezcladlo con 12 canciones (9 en el LP original) desprovistas de los excesos más molestos de Velvet Underground y te sale un disco que el mismo Lou Reed estaría encantado de firmar. Está cargado de ironía y puyas más o menos obvias. No hay pelos en la lengua porque está claro que Richman trataba de impresionar a su mentor espiritual, y para hacerle llegar el mensaje no podía coartarse él mismo, así encontramos la crítica a los hippiescos y drogadictos tiempos (I’m Straight, Astral Plane), la crítica a Picasso (Pablo Picasso, obvio, y una referencia artística que seguro que agradaría a un artista como Reed) o la gran frase de “I don’t want a cocaine sniffing triumph in the bar/ I don’t want a triumph in the car/ I don’t want to make a rich girl crawl/ All I want is a girl that I care about or I want no one at all” (Someone I Care About). Lo que es curioso es que el disco tiene algunos mensajes bastante anti-Punk. Dignified & Old es muy significativo. Es darle la vuelta a ese “live fast, die young” que ha predominado en el mundo de la música hasta hace relativamente poco. Me gusta esto de Richman. Sus letras jamás se lían con recursos literarios a lo Bob Dylan (esto sí que es Punk, ¿veis?) y el mensaje, la mayor parte de las veces, es digno de escuchar (esto ya no es siempre Punk…)

I’m Straight, por cierto, explota el lado de la palabra hablada entrelazada con la cantada, algo que el Punk aprovecharía mucho más tarde y de herencia Reed-iana sin duda. Y sí, parece hacer una referencia a su condición sexual nada velada. Algunos dicen que predice el estilo de Talking Heads, pero yo soy incapaz de verlo, por mucho Jerry Harrison que haya en el grupo. Lo que sí veo son los toques psicodélicos de Old World, cosa lógica tratándose de un tema que va dirigido hacia el mundo antiguo. Frente al “old world”, Richman presenta un nuevo mundo, el Modern World que canta en el penúltimo tema con líneas como “Well, the modern world is not so bad/ Not like the students say” (esto, definitivamente, no es nada Punk).

Un poco más y se me olvida Roadrunner, el tema más directo, Rock ‘n’ Roll y salvaje del montón, una pasada que renueva mi amor por esta música cada vez que lo oigo, porque, como bien dice la canción: “I’m in love with Rock & Roll and I’ll be out all night”.

Tracklist

  1. “Roadrunner” (4:04)
  2. “Astral Plane” (3:00)
  3. “Old World” (4:00)
  4. “Pablo Picasso” (4:15)
  5. “I’m Straight” (4:18)
  6. “Dignified & Old” (2:29)
  7. “She Cracked” (2:53)
  8. “Hospital” (5:31)
  9. “Someone I Care About” (3:37)
  10. “Girl Friend” (3:51)
  11. “Modern World” (3:40)
  12. “Government Center” (2:03)