¿Cueros? Check ¿Pitillos? Check ¿Pose de malote? Check ¡Ya lo tenemos todo listo para hacer Punk!

Género: Punk
Valoración: Excelente

Lo bueno, si breve, es dos veces bueno. Si además es simple, es tres o cuatro veces mejor. Y si el cachondeo es palpable en cada tema ya raya la excelencia. La importancia histórica de los Ramones es tan enorme que es muy fácil dejarlos de lado por su aparente primitivismo…. Bueno, no tan aparente. Los Ramones son primitivos y están orgullosos de serlo. Todo gravita en torno a la velocidad, los dos, tres o cuatro acordes de rigor y el humor con el que tratan las letras. ¿Quién diría que el Punk comenzó como un acto bastante cómico?  No creo que nadie sea capaz de tomarse en serio a los Ramones. Saludaron al mundo con frases como “now I wanna sniff some glue/ now I wanna have somethin’ to do” o “beat on the brat/ with a baseball bat”, que, si bien pueden considerarse críticas a los excesos de drogas y violencia en la juventud, no son más que un gran chiste.

El chiste de los Ramones era, sin embargo, lo suficientemente bueno como para hacer unos cuantos discos sobre ello.  Algunos temas son más rápidos, otros son más largos, otros más contundentes, y todos tienen esa sustancia ramoniana tan distintiva. El mérito de este disco es crear un nuevo principio para el Rock, es decir, dotarle de cuatro características esenciales para que de esa base se desarrollen los demás grupos y estilos, lo cual quiere decir implícitamente que el primer disco de los Ramones es la esencia del Rock moderno, el origen mítico de todo lo que vino después. ¿Quizás sea eso lo que celebre el popular Blitzkrieg Bop?

Todo se lleva a la máxima simplicidad. I Wanna Be Your Boyfriend podría ser una deconstrucción de las baladas románticas sesenteras tanto musical como líricamente, porque, más allá de complejas metáforas y rebuscadas segundas intenciones, Joey Ramone no dice más que “sweet little girl/ I wanna be your boyfriend (…)/ Do you love me babe?/ What can I say?/ Because I wanna be your boyfriend”. Pocos solos de guitarra vamos a encontrar aquí, por no decir ninguno. En Now I Wanna Sniff Some Glue parece haber un intento (el único) consistente en el mismo juego de acordes de todo el álbum, pero es una parodia tan grande como ese “one, two, three, four, five, six, seven” que le precede. Ni un punteo hay en los 14 temas del disco, sólo acordes de potencia machacados hasta la extenuación. ¿Fácil? Sí, pero… ¿lo hacía alguien antes?

Una de mis letras preferidas es la de I Don’t Wanna Walk Around With You, que tiene exactamente dos frases “I don’t wanna walk around with you/ so why you wanna walk around with me?”. ¿Se puede ser más conciso? La reacción contra los excesos del Progresivo y del Rock en general desde la Psicodelia es obvia. ¿Ellos se matan por hacer sus temas cada vez más complicados? Pues nosotros lo hacemos simples. Se podrían comentar muchas cosas de “Ramones”, pero en el fondo todo se reduce a lo mismo. No esperéis una revelación divina escuchando este disco. No hay nada nuevo, aunque en realidad sea lo más novedoso de la década de los 70.

Tracklist

  1. “Blitzkrieg Bop” (2:14)
  2. “Beat on the Brat” (2:31)
  3. “Judy is a Punk” (1:32)
  4. “I Wanna Be Your Boyfriend” (2:24)
  5. “Chain Saw” (1:56)
  6. “Now I Wanna Sniff Some Glue” (1:35)
  7. “I Don’t Wanna Go Down to the Basement” (2:38)
  8. “Loudmouth” (2:14)
  9. “Havana Affair” (1:56)
  10. “Listen to My Heart” (1:58)
  11. “53rd & 3rd” (2:21)
  12. “Let’s Dance” (1:51)
  13. “I Don’t Wanna Walk Around With You” (1:42)
  14. “Today Your Love, Tomorrow the World” (2:12)