Una imagen Hardcore para un disco Hardcore

Género: Hardcore Punk
Valoración: Excelente

“Damaged” es el disco que hay que tener si se quiere entender de qué va eso del Hardcore Punk, aunque no estoy muy seguro de que queráis hacerlo. Esto es mucho más aspero y duro que los Dead Kennedys, en parte porque la voz de Henry Rollins es mucho más áspera y dura que la de Jello Biafra y en parte porque Black Flag, en este punto de su carrera, representaba esa faceta del Punk que le interesaba hacer el mayor ruido posible y tocar lo más rápido posible. La música exclama “AGRESIÓN”, como la mismísima portada del disco, así que quien se adentre en los infiernos del Hardcore que vaya advertido: esta no es música para sensibleros… si esos sentimientos no se corresponden a ganas de partir la televisión con un bate de béisbol, claro está.

Algunos han dicho que Rise Above es el tema más representativo del género. Estoy de acuerdo. El riff es clásico y las letras no pueden ser más explícitas: “try and stop what we do/ rise above/ we’re gonna rise above” o “we are tired of your abuse/ try to stop us, it’s no use”. No eres un buen aficionado al Hardcore si no te sabes esto de memoria. Dicho esto, en “Damaged” se encuentran temas que son tan buenos como Rise Above. TV Party sacrifica gran parte de la agresividad para hacer algo más melódico y menos tenso, y el resultado es bastante cómico con esos “we’ve got nothing better to do/ than watch TV and have a couple of brews”, es decir, algo mucho más similar a los Dead Kennedys.

Henry Rollins todavía no ha adoptado su técnica de la palabra hablada, pero en “Damaged” se nota claramente que era lo que mejor se adoptaba a su estilo y que lo acabaría incorporando como sello personal. What I See, por ejemplo, se mueve más por la fuerza de sus mensajes (“I want to live/ I wish I was dead!!!!!!!”) que por la fuerza de sus melodías vocales. Eso sí, no perdáis de vista lo demás porque tampoco hay que desdeñar la guitarra de Greg Ginn. Aunque está claro que Henry Rollins es esencial, los oscuros riffs de Ginn separan a este grupo de otros tantos contemporáneos. Dentro de toda esa atmósfera de violencia y lucha también se escapan acordes casi diabólicos. Mismamente en What I See el sonido “cerrado” de la guitarra parece contener la negatividad de Ginn, como si fuera la lámpara de un genio maligno, y el efecto que produce junto a las exclamaciones suicidas de Henry Rollins es único.

Thirsty And Miserable tiene un riff que sería tomado por los Red Hot Chili Peppers para su Catholic Schools Girl Rule pero aquí suena muchísimo más rápido y agresivo, como es natural. Las letras tratan sobre el consumo de alcohol, pero no sé cómo tomármelas. ¿Es una apología o es una crítica? Bueno, ¿qué más da? No da tiempo a pensar en las letras cuando estás agitando la cabeza hasta que se te rompan cuatro vértebras. Más serio es ese Police Story. Si yo fuera policía estaría acojonado escuchando una cosa así. Vale que al final el movimiento Punk no consiguió lo que prometía con sus canciones, pero, coño, no me gustaría ver a Henry Rollins enfurecido con un bate de béisbol con lo petado que está. Gimmie Gimmie Gimmie da punto y final a la cara A con otro de esos riffs clásicos de Black Flag que tanto abundan en “Damaged” y tan poco se dejan ver en discos posteriores, lo cual hace a este disco el doble de valioso. Nunca me canso de un buen tema Hardcore cuando me da exactamente lo que me debe dar el género. ¿Y qué es eso? Pues básicamente lo que me da este disco.

La cara B empieza con un bombazo, Depression, que tiene unas letras bastante serias a pesar de que el tono de voz de Rollins no sea el más indicado para tratarlas. Obviamente tratan de la depresión, pero no en el sentido Post-Punk de “¡qué deprimido estoy!” sino “soy depresivo y tengo que solucionarlo, aunque sea a hostias”. Esta segunda mitad es algo peor que la primera, pero también resulta ser un bombazo, una explosión musical en todos los sentidos imaginables de la palabra. Quizás se vuelve un poco más “desordenado” de lo necesario, pero hay buen material, indudablemente, y No More, Damaged I y Life Of Pain nos muestran una pequeña muestra de lo que sería esta banda en el futuro. Esta segunda cara es mucho más oscura que la primera, que ya es decir. Claro que si habéis llegado a la cara B sin quitar el disco es que la cosa os ha gustado y merece la pena echarle un ojo a estas variantes de la fórmula, aunque sólo sea por ver lo que se puede conseguir con los instrumentos de toda la vida y mucha mala leche. Parece mentira que el Hardcore Punk tuviera su mayor esplendor en los 80, en esa época de los sintetizadores, las cajas de ritmo y las voces afectadas. ¿Quién sabe? Igual habría sido Punk si hubiera vivido esa época…

Tracklist

  1. “Rise Above” (2:26)
  2. “Spray Paint” (0:33)
  3. “What I See” (1:55)
  4. “TV Party” (3:31)
  5. “Thirsty And Miserable” (2:05)
  6. “Police Story” (1:32)
  7. “Gimmie Gimmie Gimmie” (1:47)
  8. “Depression” (2:28)
  9. “Room 13” (2:04)
  10. “Damaged II” (3:23)
  11. “No More” (2:25)
  12. “Padded Cell” (1:47)
  13. “Life Of Pain” (2:50)
  14. “Damaged I” (3:50)