Just the cover

Género: New Wave / Post-Punk
Valoración: Excelente

Si pensabais que Tom Verlaine murió con Television estáis muy equivocados. El talento no se crea ni se destruye, sino que se transforma, en este caso, en una interesantísima carrera en solitario. Habría sido un desperdicio no poder disfrutar de su creatividad tocando la guitarra, quizás el mayor virtuoso que haya podido dar el Punk, una imagen refleja de Clapton para el Blues o Santana para el Rock latino, y lo bueno que tienen las carreras en solitario es que, cuando hay calidad de por medio, se despliega una diversidad enorme. Ya no se trata de Tom Verlaine, el poeta Punk de la guitarra, sino de Tom Verlaine, el poeta de la guitarra, a secas.

El estilo de “Cover” se puede definir como una mezcla entre Eno y Talking Heads con un aire muy relajado. Hay temas definitivamente Eno en su época “Before and After Science” (Let Go The Mansion, O Foolish Heart, Dissolve/Reveal), y hay temas definitivamente Talking Heads en sus momentos más Funk (Travelling, Rotation). El denominador común es, sin embargo, el estatismo musical, sin llegar a ser Ambient ni de lejos. Al perderse el juego entre Lloyd y Verlaine de Television, en “Cover” no existe esa energía que se producía por la fricción entre ambas guitarras. Todo depende de que el hechizo de Verlaine funcione o no. Simbólico es que decida abrir el disco con el el mágico tono de guitarra que funciona tan bien en grupos como The Cure, Fields of the Nephilim o The Chameleons (al fin y al cabo se puede decir que lo inventó él…). Five Miles Of You es, probablemente, el tema que mejor funciona en una primera escucha del disco y además nos demuestra que sus dos “pes” siguen funcionando tan bien como siempre… Me refiero a su púa y su pluma, ¿qué os creíais? Verlaine nos enseña que el misticismo sigue presente en sus obras de un modo u otro. Si Marquee Moon tenía uno de los solos más misteriosos que se pueden recordar, éste nos hace soñar con ese riff tan perfectamente calculado y líneas como “I come to recognise my fate/ as something you’ve already seen”.

Las combinaciones más extrañas pueden tener lugar si Verlaine está inspirado. Así, Travelling es, como digo, Funk puro y duro, pero esos sintetizadores recuerdan sin duda a la música india y líneas como “look at the water… shining!!” parecen hacer referencia a la Psicodelia, o, al menos, están pronunciadas de una forma muy evocadora. De todas formas mis versos favoritos son los de la más tranquila de la cuenta Let Go The Mansion (“deep red is the carpet/ burgundy are the drapes/ there’s wine at every table/ but there’s no one there to have a taste/ let go the mansion, Rita, leave it alone/ let go the mansion, Rita, it’s not your home”)… ¿o es que acaso os esperabais que no hablara de las letras de un artista que toma su apellido de uno de los mayores poetas simbolistas de la historia?

Dissolve/Reveal trae el espíritu del Eno experimentador (y algo cañero) llenando casi cinco minutos de sonidos estudiadísimos y que provocan efectos muy concretos, muchos traídos directamente de discos del ex de Roxy Music. ¿Será por eso que dice “sampling at a high rate”? Rotation, por su parte, trae cierto espíritu Blues (por la forma de cantar, más que nada), pero me maravilla cómo consigue hacer de cuatro notas un riff encantador y cool. ¿Y ese sonido que consigue cuando dice lo de “moving up, moving up”? Pura genialidad minimalista. Las comparaciones con Eno no son nada erradas porque la filosofía de dejar estrictamente lo necesario es la misma. Es cierto que las carreras en solitario suelen decepcionar, pero éste no es el caso, como tampoco fue el de Brian Eno. Siempre que Verlaine intenta hacer de la guitarra algo más que una máquina de acordes merece la pena escuchar el resultado… ¡y eso es casi siempre!

Tracklist

  1. “Five Miles of You”
  2. “Let Go The Mansion”
  3. “Travelling”
  4. “O Foolish Heart”
  5. “Dissolve/Reveal”
  6. “Miss Emily”
  7. “Rotation”
  8. “Swim”