Con esto se podría hacer una buena camise... OH WAIT

Género: Post Punk
Valoración: Obra Maestra

Dedicado a JMC. ¡Feliz cumpleaños!

Año 1979, Joy Division saca su primer LP. Anteriormente Inglaterra había visto la salida de “An Ideal for Living”, un EP bastante Punk con unos matices más propios de Siouxsie que de los Sex Pistols, pero nada podía determinar que su siguiente trabajo se alejara tanto de todo lo hecho hasta entonces. Bueno, no de todo, ya que “Unknown Pleasures” ha generado comparaciones con el “Chairs Missing” de Wire en la forma de jugar con la fórmula del Punk, pero en esencia esto es bastante diferente a lo que ese grupo de post-modernos estaba haciendo por aquel entonces, y ésa es la razón por la que ha sido la inspiración de tantos y tantos artistas. Esto no quiere decir que “Unknown Pleasures” sea un diccionario de estilos musicales como el “White Album” de los Beatles, sino más bien un disco rompedor al estilo de “Velvet Underground & Nico”.

“An Ideal For Living” era fruto de una época, pero resultaba obvio que el espíritu de Joy Division no concordaba exactamente con lo que se estaba produciendo entonces, y se encontraron a sí mismos relativamente rápido. ¿El resultado? En primer lugar, los papeles del bajo y la guitarra están intercambiados. Aquí la melodía la lleva Peter Hook, y su estilo era rompedor para la época. Es posible que tocar como él sea fácil. El caso es que a nadie se le había ocurrido tocar como él. Bernard Sumner, por su parte, aporta en la mayoría de las canciones una serie de acordes minimalistas que contribuyen a construir la atmósfera más que a proporcionar melodías concretas (baste escuchar Candidate para darse cuenta de ello). Joy Division no es el primer grupo en intentar hacer un sonido atmosférico, pero sí el primero en basar el 99,9% de sus recursos en eso, y en parte se debe a la inestimable ayuda del productor Martin Hannett. No quiero ni imaginar cómo habrían sonado con otro productor como, por ejemplo, Phil Spector (¡el horror! ¡el horror!). Hannett le da un sentido de la espacialidad muy personal. Cada sonido es limpio, preciso y aislado de los demás, y en muchas ocasiones los recursos de estudio amplían la “experiencia Joy Division“, como en Insight, con esos samples y sintetizadores. Hablando de sonidos… el de la batería de Morris todavía me intriga. El eco impregna todos los instrumentos (incluso la voz, escuchad She’s Lost Control con atención y me comentáis), pero el efecto que se obtiene con la batería era y sigue siendo único. Pocas veces he escuchado algo similar. Lleva el ritmo (no le queda otra), ¡pero qué poca viveza tiene! Casi tan poca como Ian Curtis. De él quizás no haga falta decir nada. Su tendencia a la alta literatura (fuera estribillos facilones, fuera temáticas convencionales, fuera “baby, babys”, “oooooohs” y rebeldía) y su propia naturaleza depresiva y estática modelaron la imagen del frontman clásico Post-Punk.

Con estos ingredientes, “Unknown Pleasures” salió del horno con unos cuantos de los temas más conocidos de la banda, como Disorder o She’s Lost Control. Paradójicamente también son los más atípicos del disco, aunque siguen siendo igual de sui generis. El bajo de Peter Hook tiene una brillantez inusitada, razón por la cual resulta tan pegadizo. Sin embargo… ¿el uso de la disonancia entre bajo y guitarra es intencionado o un descuido? De todas maneras mi favorita es New Dawn Fades. Está entre pesos pesados de Joy Division, temas que la mayoría se saben casi de memoria, pero eso no hace sino realzar su carácter de clásico oculto, de joya escondida. ¿La razón por la que lo prefiero a los demás? El juego entre el riff principal y Curtis. Cuando Sumner muestra por primera vez esa melodía de guitarra deja a un Curtis que va cogiendo cada vez más intensidad, poco a poco, como si fuera cada palabra misma la que alimentara su furia interior, hasta llegar al climático “It was meeee, waiting for me/ hoping for something more!!!” acompañado por el riff original. Además, es una de las letras más explicitas sobre la situación personal de Ian Curtis… o así lo veo yo (la mayoría de las veces se prestan a múltiples interpretaciones). Si nadie fue capaz de ver con claridad su desorden mental es porque nadie fue lo suficientemente listo para darse cuenta de que él no estaba adoptando ninguna pose, como sus contemporáneos, sino que era así de verdad.

Dicho esto, lo cierto es que Shadowplay se le acerca bastante en mi ranking personal. El tono épico que tiene es totalmente inusual para una canción de Joy Division. La guitarra cobra un nuevo protagonismo (¡tiene hasta un solo!) y las letras refuerzan ese carácter desde la primera línea (“to the centre of the city where all roads meet looking for you/ to the depths of the ocean where all hopes sank searching for you”). No obstante, establecer un ranking con este disco es difícil. Wilderness demuestra las influencias de Siouxsie and the Banshees con un bajo similar al Metal Postcard al ritmo de una batería con el triple de eco de lo normal y el producto es muy destacable, mientras que Interzone se acerca “peligrosamente” al terreno del Hard Rock. Un Hard Rock algo depresivo, claro está, pero para depresión el tema que cierra esta joya. I Remember Nothing baja el tempo radicalmente y Ian Curtis entona un feísta “weeeeeeeeeee were strangers/ away too long” que fue el detonante para que cientos de jóvenes rompieran su hucha, se compraran una guitarra e intentaran emular el tono sombrío de “Unknown Pleasures”. Lo que no pudieron copiar fue su autenticidad, pero visto en perspectiva casi que mejor así. No me habría gustado que Robert Smith se hubiera colgado de una soga después de grabar “Pornography”…

Tracklist

  1. “Disorder” (3:32)
  2. “Day of the Lords” (4:49)
  3. “Candidate” (3:05)
  4. “Insight” (4:29)
  5. “New Dawn Fades” (4:47)
  6. “She’s Lost Control” (3:57)
  7. “Shadowplay” (3:55)
  8. “Wilderness” (2:38)
  9. “Interzone” (2:16)
  10. “I Remember Nothing” (5:53)