No me extraña que se la pegaran

Género: Rock Alternativo / Punk
Valoración: Muy bueno

Poco antes de que Richey James Edwards desapareciera de la faz de la Tierra sin saber exactamente si está muerto o viviendo con otra identidad en la República de Kiritimati (fascinante país), el mercado acogió muy friamente su última obra, en la que tuvo mayor implicación de lo normal. Insatisfecho con la dirección que estaba tomando la banda con “Gold Against Your Soul”, tomó lápiz y papel y escribió las letras de la mayor parte de las canciones. ¿Y qué tipo de canciones creéis que se puede escribir en un disco con una portada y un título así? “The Holy Bible”, nombre pretencioso donde los haya, es la verdadera Biblia sobre la sociedad, la política y los problemas personales. Y es que en las letras, muy bien ejecutadas por James Dean Bradfield, es donde reside toda la fuerza del álbum. ¿Tal vez será por eso que gran parte de los temas empieza con una cita o sample de películas o de TV (y menudas frases son algunas…)?

Precisamente una cita escalofriante sobre un asesino en serie encabeza uno de mis temas favoritos. Archives Of Pain tiene uno de los mejores riffs del disco (¡es casi Metal!), aunque no es que se prodiguen mucho escribiendo riffs interesantes. Como ya he dicho, el énfasis se pone en la voz y la guitarra tiene su función como herramienta que refuerza el mensajes de las canciones, lo cual no quiere decir que no me guste el estilo de James Dean a la guitarra (Richey tocaba más bien poco): enérgico y vigoroso entre el Grunge americano y el Punk Rock británico. El Punk en los 90 puede que estuviera moribundo (no, no me saquéis a la palestra Blink-182), pero considero a Manic Street Preachers legítimos sucesores de un movimiento que en esencia trataba de lo mismo: cargar contra la sociedad, cambiar el mundo, remover la conciencia de jóvenes inquietos. La diferencia es que Richey James también citaba a Rimbaud o Verlaine de paso. El mencionado Archives Of Pain, que trata (predeciblemente) de asesinos en serie, tiene unas letras cargadas de violencia (“sterilise the rapist, all I preach is extinction”) e incluso se permite entrar en terrenos políticos cuando en el estribillo se exclama “kill Yeltsin, who’s saying/ Zhirinovski, Le Pen (…)/ give them the respect they deserve”. Sí, las letras de este disco son muy oscuras. Algunos han asegurado que se tratan de la colección de letras más oscura de los 90. No podría asegurarlo en un momento en que Kurt Cobain estaba poniendo de moda un tono confesional auto-reprobatorio, pero al menos lo intentaron con todas sus ganas, aunque hay que leer las letras para enterarse. Esto no es The Cure precisamente.

El segundo mejor riff del álbum se encuentra en Die In The Summertime, con un James Dean a toda mecha que se atreve a cantar algo así como entonaciones arabescas que crean el curioso efecto de recordarme a Layne Stanley de Alice In Chains (joder, no puede ser coincidencia, usa también esos distorsionadores de voz en algunos temas… ahhh, qué pesadilla). Entre tantas imágenes de auto-mutilación, sufrimiento y angustia, escritas claramente en un estado ya muy avanzado de depresión, se pueden encontrar ejemplos del horror, del genuino horror. Nada que ver con esas bandas totalmente comerciales para adolescentes revoltosos, y eso que su público primario era esa clase de adolescentes. Denuncias de prostitución (Yes), la sociedad americana (IfwhiteAmericatoldthetruthforonedayitsworldwouldfallapart), la corrección política (P.C.P.) y hasta la Segunda Guerra Mundial (Mausoleum, The Intense Humming Of Evil), debido a la reciente visita de la banda a campos de concentración, se hacen hueco en “The Holy Bible” junto a aquellos temas en los que Richey James deja caer sus inquietudes más íntimas.

“The Holy Bible” no está exento de problemas. En ocasiones coquetea peligrosamente con el Pop Punk de moda (Revol es gracioso hasta cierto punto). Prefiero mil veces más que se fijen en Alice In Chains, la verdad. Desvíos aparte, a James Dean le cuesta encontrar el gancho definitivo para su canciones. Cuando lo hace es sensacional, pero cuando no lo hace es mejor quedarse con las letras. Afortunadamente, para el momento de “The Holy Bible” estaba llegando a su pico compositivo y muchas tienen algo destacable, sobre todo si se pone el disco a un alto volumen. Escuchar a James Dean desgañitarse a 2 decibelios no tiene sentido. Aun así, “The Holy Bible” es un álbum que fácilmente no hace “clic” a todo el mundo por sus mensajes y estilo tan marcados, pero es todo un viaje por las miserias humanas que merece la pena realizar.

Tracklist

  1. “Yes”
  2. “IfwhiteAmericatoldthetruthforonedayitsworldwouldfallapart”
  3. “Of Walking Abortion”
  4. “She Is Suffering”
  5. “Archives Of Pain”
  6. “Revol”
  7. “4st 7lb”
  8. “Mausoleum”
  9. “Faster”
  10. “This Is Yesterday”
  11. “Die In The Summertime”
  12. “P.C.P.”