El perro dice: ¡Feliz 2011!

Género: Math Rock
Valoración: Excelente

Don Caballero es un grupo que puede traducir la energía de las guitarras eléctricas en números y los números en energía, aunque en realidad aquí no hay fórmula matemática alguna, solo complejísimos ritmos, compases y estructuras musicales casi propias de Jazz y del Progresivo, a lo que Don Caballero le añade la pegada de unas guitarras distorsionadas cercanas al Hardcore y el Noise Rock. Sólo así se explican locuras sónicas como el final de New Laws o todo Nicked and Liqued.

La música de Don Caballero es generalmente instrumental. ¿Cómo se supone que se cantan estas cosas? Escuchemos por ejemplo Chief Sitting Dunk, que arranca con uno de los mejores bajos del disco llevando un ritmo harto difícil que se trunca cuando entra la guitarra. El arranque de este tema bien podría ser el de un clásico del Hardcore, pero lo que nos encontramos son una serie de virtuosos de los instrumentos que bien podrían considerarse los sucesores espirituales del Progresivo en los años 90, con algo menos de inclinación por la música clásica y con más interés por, no sé, Steve Albini (oh, ¿no os dije que Steve Albini es el productor de este disco?). Una pena que el bajo suene algo flojo a lo largo del disco, porque es obvio que el bajista sabe cómo sacarle partido. Las partes en las que suena solo, como en la mentada introducción o en gran parte de New Laws, aportan oxígeno a ese continuum de guitarras Les Paul distorsionadas.

Y es que en cierta forma se podría situar a Don Caballero cerca de algunas bandas de Post Rock y Metal Progresivo (especialmente en ese Bears See Things Pretty Much The Way They Are… ¡pero qué forma de hacer ruido!). De hecho, sus pesados riffs suenan a bandas más modernas como Isis o Russian Circles que llevan a terrenos más artísticos el Metal tradicional. Got A Mile, Got A Mile, Got An Inch, que empieza con unos sonidos sacados de un programa de TV pervertidos por el sonido peligroso y amenazante de Don Caballero, retumba con la fuerza de esa guitarra que corta el aire con cada acorde.

Lo que más me llama la atención es que todo está calculado de forma precisa, sesuda… todo está bajo control. Hay muy pocos momentos caóticos. Quizás el cierre, Belted Sweater, parece desmadrarse en algún momento, pero en general cada acorde, cada sonido, cada pulsación está medida con escuadra y cartabón. ¿El problema? Que todo el disco está cortado por el mismo patrón. Hay mucha continuidad entre los temas, pocas variaciones estilísticas, aunque es algo frecuente en este género. Sí, es cierto, Subdued Confections es muy relajado y For Respect tiene un toque más accesible con un riff que se repite a lo largo de todo el tema y un ritmo fácil de seguir, y es de agradecer que de vez en cuando se prueben ciertas cosas que dan un respiro al oyente, pero por lo general la sensación que da el disco es muy uniforme.

Oh, pero si teneis que quedaros con un nombre, recordad a Damon Che, baterista y compositor de Don Caballero, una auténtica bestia del ritmo. Pocos músicos de Rock de los últimos 20 años son capaces de hacer lo que este hombre hace con sus baquetas. Se le pasa mucho por alto, sí… igual que a todo el género, ¿o es que conocéis muchos ejemplos de Math Rock?

Tracklist

  1. “For Respect” (2:43)
  2. “Chief Sitting Duck” (2:21)
  3. “New Laws” (5:54)
  4. “Nicked and Liqued” (2:41)
  5. “Rocco” (2:47)
  6. “Subdued Confections” (2:29)
  7. “Got a Mile, Got a Mile, Got an Inch” (5:06)
  8. “Our Caballero” (2:07)
  9. “Bears See Things Pretty Much the Way They Are” (3:26)
  10. “Well Built Road” (6:05)
  11. “Belted Sweater” (2:06)