Ahí va EL hombre.

Género: Rock / Ambient
Valoración: Obra Maestra

Que Brian Eno es un genio no hacía falta que lo dijera yo para saberlo. No sólo es un teclista con talento y con un innato sentido de la producción muy desarrollado, sino que él solito inventó todo un género (el Ambient) y cambió en parte el curso normal de la música. Sin embargo, con su aclamadísimo “Before And After Science” me pasó lo que a todo el mundo: al principio no comprendí esa maraña de sonidos y me pareció aburrido y peor que su anterior trabajo, “Another Green World”. Sólo King Lead’s Hat me consiguió enganchar porque se trata “simplemente” de un tema Rock ‘N’ Roll con muchísimas capas de sonido divertidas y alocadas, muy probablemente lo más accesible del disco, pero como podréis adivinar esto me fue gustando cada vez más. Le fui pillando el gustillo al sonido de Eno. Empecé a comprender por qué hacía cada cosa, y, lo que es más importante, estos sonidos me transmitían sentimientos.

Ya que lo he mencionado, empecemos por King’s Lead Hat. “Before and After Science” tiene, en realidad, temas Ambient y temas “normales” (Pop, Rock, etc…). King’s Lead Hat es un tema “normal”, el mejor de los temas “normales”, pero en ningún tema normal de otro grupo normal escuchamos tanta diversidad de sonidos, tanto uso de teclados y un resultado tan compacto y grueso. Soy incapaz de detallar con exactitud todo lo que pasa en el tema, porque cada vez que lo escucho descubro algo nuevo. La mejor forma de describirlo que se me ocurre es como una version modernista de un tema de Little Richard. Quizás el estilo ecléctico e innovador de Eno en este tipo de temas pueda llamarse New Wave, ¿pero en qué tema de New Wave suena ese genial pitido que parece ir rebotando de un lado a otro con sus infinitas variaciones a lo largo de la canción? En serio, ese sonido me parece brutal.

En realidad casi toda la cara A del disco tiene temas “normales”. No One Receiving es un tema Funk electrizante y Backwater es uno de los temas Pop más bobalicones que he escuchado en mi vida, pero es tremendamente adictivo en toda su estupidez. Eno parece combinar las palabras por su sonoridad más que por su significado, y lo que queda es un tema bastante agradable al oído y muy tarareable. En la línea de Pop romanticón y sesentero se encuentra Here He Comes, y por último Kurt’s RejoinderKurt’s Rejoinder no tengo ni idea de lo que es. Sólo sé que para ser tan experimental suena extrañamente familiar. Pero ahí acaba el lado “Pop” y empieza el “Ambient”. Energy Fools The Magician nos mete de lleno en el lado atmosférico de la música. No sé a qué suena la energía que confunde al mago, pero no debe ser muy diferente a esto, sea lo que sea todo ello.

Julie With… consigue introducirnos en un mundo de total placer acústico. Cada nota parece ejercer un poder de sanación sobre la mente del oyente. Su caminar lento y melancólico hace que te olvides del tiempo y del espacio y quedes totalmente absorto por el genio creador de Eno. Cada cosa parece tener su función, cada sonido toca un distinto aspecto del alma. Esos “aaaaaaaah” descendentes, ese piano que es eje central de la composición, esa guitarra oscilante, esas letras tan TAN adecuadas (“I am on an open sea/ just drifting as the hours goes slowly by”)… En fin, una obra maestra de la composición, pero los temas restantes no son nada malos tampoco. El juego entre el bajo y el piano en Through Hollow Lands es absolutamente desconcertante y su papel como tema Ambient se cumple a la perfección. ¿Es eso viento lo que suena de fondo? Y la forma de cantar en By This River tan suave y delicada rivaliza seriamente con Julie With…, mientras que Spider And I acaba con un airecillo a Vangelis en su versión optimista.

Los diez temas conforman la obra más esencial, equilibrada y variada de Brian Eno. Es más, pocos discos pueden hacerte saltar de la silla para que luego te deje en un estado de calma y tranquilidad absoluta dos temas después, lo cual dice mucho de su genio. En un año en que el Punk dominaba, lo más grandioso que salió al mercado fue quizás justo lo contrario de lo que se esperaba de él: un disco semi-Ambient. Quizás me esté dejando llevar por mi admiración a Eno, pero eso es algo que debéis comprobar vosotros mismos, aunque en la era del Ipod y del gancho fácil es muy difícil que un disco así calara hoy entre el público…

Tracklist

  1. “No One Receiving” (3:52)
  2. “Backwater” (3:44)
  3. “Kurt’s Rejoinder” (2:54)
  4. “Energy Fools The Magician” (2:06)
  5. “King’s Lead Hat” (3:56)
  6. “Here He Comes” (5:38)
  7. “Julie With…” (6:19)
  8. “By This River” (3:03)
  9. “Through The Hollow Lands” (3:56)
  10. “Spider And I” (4:10)