Lejos de incendiarse, se elevaron por los aires

Género: Hard Rock / Blues Rock
Valoración: Obra Maestra

Otro disco especial para otra fecha especial. Ya van dos meses de blog, ¡y que dure! Led Zeppelin es una de mis bandas favoritas. En el fondo, su momento de mayor creatividad tuvo un lapso de tres años (entre el 69 y el 71) y el resto de su carrera consistió, en gran parte, en asegurar los éxitos iniciales y sacar de vez en cuando algún disco, de los cuales sólo dos me parecen verdaderamente grandes (“Houses Of The Holy” y “Physical Graffitti”). Si con la entrada anterior sobre Midnight Oil decía que los debuts suelen mostrar a las bandas en la búsqueda de un estilo propio, Led Zeppelin ya tenía un sonido plenamente formado en su primer disco: Blues duro, Blues durísimo, algo de Folk y Hard Rock. Digamos que “Led Zeppelin” muestra a la banda en su estado más puro. La diversificación vino después, incluyendo influencias Funk, sitares, Reggae y mil millones de cosas más, además de un gusto por la obra de Tolkien que explicaría por qué actualmente los heavys son tan frikis. Y es que la aparición de Led Zeppelin fue el impulso necesario para que apareciera el Heavy Metal.

Se ha hablado mucho de si es éste disco o el “Truth” de Jeff Beck el primer disco de Hard Rock o Heavy Metal tal y como lo conocemos hoy en día. Jimi Hendrix tenía una dureza totalmente inaudita en su momento, pero su sello era el de la Psicodelia. Cream fue la contrapartida británica (joder, ambos eran “power trios” y sacaron tres discos de estudio) pero se ocupó de endurecer el sonido del Blues y añadir toques de Psicodelia para satisfacer a los porretas de las islas, y, por su parte, The Who rivalizaba en decibelios con todos ellos, pero Townshend y compañía estaban demasiado preocupados por su imagen de mods rebeldes como para dar inicio a nada y tampoco puede decirse que exista un número considerable de grupos que les hayan intentado imitar de forma clara. Así que el debate se ha centrado en torno a los dos ex de Yardbirds, Beck y Jimmy Page. En mi opinión, no hay duda de que Led Zeppelin asentó el pie más firmemente en la orilla del Hard Rock y el Heavy Metal porque, mientras que Jeff Beck se hizo la picha un lío y dio tumbos hasta saber lo que quería hacer, el grupo de Page siguió adelante con una decisión y una firmeza incomparablemente superiores. Es irrelevante que alguien diera antes con una fórmula similar por casualidad cuando sus objetivos no estaban siquiera fijados. Además, Jeff Beck jamás escribió ningún Communication Breakdown. Un riff de velocidad cegadora, una melodía vocal que invita a cantarla, un solo loquísimo… puro Hard Rock en menos tres minutos.

Por otro lado está la “tríada sagrada del Heavy Blues”, que la componen Babe, I’m Gonna Leave You, You Shook Me y Dazed And Confused, todos bien juntitos y agrupados en el disco. Baste decir que considero a la primera como una de las mejores canciones de la historia y, sí, la mejor de Led Zeppelin, lo cual implica que me parece mejor que Stairway To Heaven y todas esas míticas canciones que han sonado tanto. Babe, I’m Gonna Leave You empieza como una balada acústica cargada de sentimiento (Plant jamás ha cantado de una forma tan emotiva como aquí) hasta que el “I can hear it callin’ me back home!” hace presagiar que algo bueno está por llegar. Efectivamente, tras eso la banda entra en modo catártico y John Boham golpea su batería como si su vida dependiera de ello mientras que Jimmy Page suelta un riff dramático y cargado de furia y Plant se desvive como nunca con ese “BAAAAAAAAAAABE, BAAABY, I’M GONNA LEAAAAVE YOU!!!”. Las proezas vocales de Plant son verdaderamente sorprendentes. Cada “baby”, cada “woman”, cada “ooh”, cada “mama” suenan genuinos, sentidos de verdad. Jamás me imaginé que se le podía sacar tanto partido a una cover de un tema Blues.

Dazed And Confused puede presumir de línea de bajo legendaria. Infravalorado como está John Paul Jones, es necesario escuchar más Dazed And Confused para darnos cuenta del maravilloso bajista que ha sido y que sigue siendo. Su forma de tocar esas notas descendentes es totalmente envolvente, te transporta a un garito lleno de humo de cigarro, whiskey y música negra, solo que Plant es blanco y, en la flor de su carrera, tuvo uno de las voces más impresionantes del momento. Es una lástima que ya no volvamos oir al león rugir, y no porque haya muerto (¡que no ocurra!), sino porque su deterioro ha sido muy pronunciado. ¿Y la guitarra? Pues digo que el solo de Page se corona como el mejor del disco tranquilamente. Su experimentación con arco está muy bien (aunque en directo puede hacerse pesado), pero la forma de atacar a las cuerdas es tan salvaje y frenética que no me cabe duda que se rompieron varias en el proceso de grabación. Led Zeppelin era una banda profundamente animal en la que el único que parecía mantener la tranquilidad era John Paul Jones. Y no siempre.

Your Time Is Gonna Come calma las aguas con un maravilloso órgano del mismo Jones (sí, es el multi-instrumentista del grupo) y una melodía más cercana al Pop, pero esos deliciosos slides de Jimmy y la contundencia de las baquetas de Bonham lo integran perfectamente dentro del contexto del disco. No obstante, esto no es más que un espejismo. Después de la aparente tranquilidad del tema vienen la ya mencionada Communication Breakdown y la dura, durísima, How Many More Times. Digo dura, y no porque dure mucho (es el tema más largo del disco), sino porque esa sección intermedia es el auténtico momento de gloria de Bonham. No quiero saber a qué puede sonar una habitación en la que estén tocando mano a mano él y Keith Moon.

Y ya está, con esto se acaba el disco. Ni un solo tema de relleno, ni una sola nota desperdiciada, ni un solo segundo de respiro. En cada tema se nota hervir la sangre de hombres jóvenes que cogieron a los maestros del Blues y los llevaron a una nueva dimensión desconocida hasta entonces, endureciendo el sonido hasta límites insospechados, con riffs diabólicos y con una ambición sin igual. No en vano se les acabó llamando “los Beatles de los 70″, y esto no empezó con canciones sobre escaleras precisamente…

Tracklist

  1. “Good Times Bad Times” (2:46)
  2. “Babe, I’m Gonna Leave You” (6:41)
  3. “You Shook Me” (6:28)
  4. “Dazed And Confused” (6:26)
  5. “Your Time Is Gonna Come” (4:34)
  6. “Black Mountain Side” (2:12)
  7. “Communication Breakdown” (2:29)
  8. “I Can’t Quit You Baby” (4:42)
  9. “How Many More Times” (8:28)