... Entonces era guay, ¿vale?

Género: Protopunk
Valoración: Muy Bueno

Hay grupos que se resisten a la categorización, y no cabe la menor duda de que New York Dolls es uno de los ejemplos más claros de ello. Tenían una imagen evidentemente Glam (creo que la portada no deja lugar a dudas) y desde luego tenían características propias de Marc Bolan o David Bowie. De hecho, Personality Crisis puede llegar a sonar al David Bowie de “Ziggy Stardust” o “Aladdin Sane”, pero esa voz desgarrada no la encontramos ni en éstos, ni en Sweet, ni en Slade, ni siquiera en Alice Cooper. Es más, es mucho más cercana a Mick Jagger con un plus de mala leche que a los mencionados antes. Por si fuera poco, los rapidísimos y contundentes riffs de guitarra serían puro y duro Hard Rock si no fuera por ese estilo tan descuidado de Johnny Thunders. Esto, desde luego, no se parece en nada a Deep Purple o Led Zeppelin, grupos en los que la precisión y el virtuosismo priman por encima de todo. ¿Qué es, entonces, New York Dolls? Quedemos con la denominación de Protopunk.

A mí no me cabe duda de que lo que estaban intentando hacer era actualizar el sonido y la estética de los Stones para los 70 creando algo totalmente distinto en el proceso. Esto es debatible, por supuesto, pero lo que está claro es que influyeron tanto en el Punk posterior que, junto a los Stooges, a los MC5 o a Patti Smith, fueron sus padres espirituales. Vuelvo a Personality Crisis. Sus acordes iniciales son legendarios. Si te quedaba alguna duda de su energía, New York Dolls te la resuelve en cinco segundos. Bueno, concretamente hasta que Johansen suelta ese “YAAA YEAAAA YEAHHHH”. Nada de solos interminables, ni de registros imposibles, ni de riffs complicados, sólo Rock.

Curiosamente es uno de los discos fetiche de Morrisey. Sí, Morrisey, el mismo de The Smiths, el mismo que cantaba “to die by your side/ is such a heavenly way to die” (éstos sólo habrían dicho “FUCK YOU!”). Sin embargo, su criterio es acertado cuando señala a Jet Boy como el mejor tema del disco. Realmente lo parte. Su estribillo es sencillo y muy, muy estúpido, pero no seré yo quien no lo cante cuando suene. Y, desde luego, saltando y agitando la cabeza como demanda la canción. En verdad poco distancia este tema de otros como Trash o Subway Train, pero tengo la impresión de que las guitarras suenan más ofensivas que en cualquiera de las demás canciones. El momento “MYYYYY BABYYYY” es estelar: la pura esencia del Rock.

El debut de los New York Dolls también presenta alguna que otra balada con bastante éxito (Lonely Planet Boy) y algún tema más atmosférico y experimental (Vietnamese Baby o Frankenstein), pero no pasaron a la historia por ello precisamente, a pesar de su manifiesta calidad. Ahora que nos aproximamos a las fechas navideñas, éste disco fue la Estrella Polar personal de Joey Ramone, Johnny Ramone y Dee Dee Ramone (lo siento, Tommy, tú te quedas fuera, Reyes Magos no hay más que tres). Sin esto, los punks habrían perdido una gran referencia para formular su sonido. Eso sí, entre vosotros y yo, la importancia histórica supera a la calidad del disco, que aún así es muy elevada.

Tracklist

  1. “Personality Crisis” (3:43)
  2. “Looking for a Kiss” (3:20)
  3. “Vietnamese Baby” (3:39)
  4. “Lonely Planet Boy” (4:10)
  5. “Frankenstein (Orig.)” (6:00)
  6. “Trash” (3:10)
  7. “Bad Girl” (3:07)
  8. “Subway Train” (4:26)
  9. “Pills” (2:53)
  10. “Private World” (3:42)
  11. “Jet Boy” (4:41)