Para ser Punk cualquiera les distingue de los Beatles

Género: Punk
Valoración: Excelente

Aquí estoy haciendo un poco de trampa. “Singles Going Steady” es una recopilación de singles y, como es natural, si la recopilación de singles de un grupo es una mierda lo más probable es que dicho grupo no merezca mucho la pena. No la habría tenido en cuenta si no fuera porque es una de las compilaciones más míticas de la historia. En mi opinión cabría definirla como la colección de himnos Punk que no debería faltar a ningún amante de los Ramones y el disco por el que debería empezar un beatlemaníaco para adentrarse en este mundillo.

La fórmula Buzzcocks fue todo un punto de inflexión en la evolución del género. Las guitarras no pierden un ápice de la fuerza que le caracteriza mientras que las melodías vocales se hacen pegadizas, con un filón Pop del que tomaría buena nota Green Day en sus inicios, y la sección rítmica adquiere influencias del Krautrock, especialmente de Can, lo que se ve claramente en la rítmica Why Can’t I Touch It?. Siempre me ha parecido que aunar Pop y Punk fue la solución lógica a un problema fundamental: querían sonar a Sex Pistols sin tener ningún Johnny Rotten. Sin embargo, si hacías la música un poco menos agresiva, mantenías la energía y aumentabas el componente melódico podías hacer Punk con la voz de nerd de Pete Shelley.

El comienzo de Whatever Happened To…? hace que lo primero que se te pase por la cabeza sean los Dead Kennedys o Black Flag, pero cuando Pete Shelley empieza a cantar con un tono semi-adolescente “What ever happened to twin sets?/ What ever happened to HiFi?…” la siguiente línea que se te viene a la mente es “What ever happened to this guy’s voice?”. Más calmadamente piensas que todo el mundo no puede tener la voz de John Fogerty, así que… ¡bravo por sacar el mejor partido de lo que cada uno tiene! De hecho, esta forma de cantar le sienta genial a letras tan bobas como las de Orgasm Addict, que, por cierto, es uno de los clásicos del disco, y sí, con ese nombre ya os podéis imaginar de qué va1.

Como quizás os podréis imaginar los Buzzcocks fueron también, desgraciadamente, los grandes precursores del Punk adolescente con letras cargadas de angustias e inquietudes propias de la edad, lo cual no sería del todo malo si no lo cantaran grupos de gente de 40 y pico años. De hecho, los Buzzcocks lo hacen asombrosamente bien: Ever Fallen In Love? o Harmony In My Head son destacados claros del disco, aunque si me dan a elegir entre los dos, escogería el segundo. Es uno de los pocos temas cantados por el guitarrista del grupo, Steve Diggle, y consigue crear una canción que parece sacada del “Zen Arcade” de Hüsker Dü. Bueno, supongo que la cosa iría realmente al revés. En cualquier caso, Post-Hardcore antes del propio Hardcore. ¡Genios!

El otro tema de Diggle representa el lado más duro de la banda, dominado totalmente por acordes de guitarra puros y duros y con unas letras mínimas. Estoy hablando de Autonomy, uno de mis favoritos, sin duda. No obstante, creo que me quedo con What Do I Get?, uno de los temas más equilibrados del disco entre las distintas facetas de los Buzzcocks, lo que produce un sonido extrañamente similar a los Ramones al modo británico.  De todas formas, el disco no es perfecto y cosas como Noise Annoys desmerecen un poco el resultado del disco entre tanto temazo, pero escuchadlo, escuchadlo aunque lo más Punk que hayáis visto sea Punky Brewster.

Tracklist

  1. “Orgasm Addict” (2:00)
  2. “What Do I Get?” (2:52)
  3. “I Don’t Mind” (2:16)
  4. “Love You More” (1:47)
  5. “Ever Fallen in Love?” (2:39)
  6. “Promises” (2:34)
  7. “Everybody’s Happy Nowadays” (3:09)
  8. “Harmony in My Head” (3:06)
  9. “Whatever Happened To…?” (2:14)
  10. “Oh Shit” (1:35)
  11. “Autonomy” (3:43)
  12. “Noise Annoys” (2:53)
  13. “Just Lust” (3:02)
  14. “Lipstick” (2:39)
  15. “Why Can’t I Touch It?” (6:38)
  16. “Something’s Gone Wrong Again” (4:33)

1“Sneaking in the back door with dirty magazines/ now your mother wants to know/ what are all those stains on your jeans”… la letra no tiene desperdicio.