¡Kitsch, kitsch, kitsch!

Género: New Wave
Valoración: Excelente

Nunca es mala ocasión para remarcar mi afición al New Wave. No se trata de un capricho, sino que es fundamental para entender mi persona y, por tanto, mi criterio. Cuando comencé este blog con el primer disco de Devo no lo hice por casualidad. Todas estas bandas que parten del sonido y el estilo de Talking Heads (mi favorita del género) tienen un mismo componente distintivo del que participo activamente: la locura. Esta locura impregna todos los elementos de su sonido: la instrumentación, la forma de tocar, la presentación, y, por supuesto, las voces. Y si hay algo que tiene de bueno The B-52’s es que, además de tener su David Byrne particular, también canta su versión femenina… ¡y por partida doble!

Planet Claire abre el disco con la melodía de The Peter Gunn Theme (esa famosa serie de televisión que nadie vio pero que todo el mundo reconoce su sintonía) y es, quizás, uno de los temas más normalitos del álbum… hasta que Fred Schneider, el tío del bigote, abre la boca. Es entonces cuando empiezas a inquietarte por lo que te puedes encontrar en lo que queda de disco. En segunda posición se encunetra mi riff preferido de todo el álbum, la rítmica y punki melodía de guitarra de 52 Girls, que se convierte en la carta de presentación de las chicas de B-52’s. A la tercera… a la tercera va la vencida, aquí nada tiene sentido, nada es lo que parece, porque es la primera canción escrita con la vista puesta exclusivamente en la demencia total. La música de estos chicos puede llegar a ser histérica en los momentos menos esperados, lo cual es una señal evidente de esquizofrenia, y si analizamos bien Dance This Mess Around no podemos más que llevarnos a la cabeza con la cantidad de anormalidades que llegamos a encontrar. ¿A qué viene cantar a grito pelado “Why don’t you dance with me/ I’m not no Limburguer” (¿?), o “They do all 16 dances/ they do the Shugaloo/ do the Shy Tuna/ do the Camel Walk/ Do the Hip-o-crit” (¿¿¿???) o “shake/ bake/ shake/ bake/ shake/ bake/ shake/ bake” (¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿????????????)?

Y realmente no he tocado todavía el magnum opus de la locura, el archiconocido Rock Lobster. He de decir que las extrañas entonaciones vocales de las chicas son geniales y extrañamente cautivantes en toda su extravagancia (no sabéis lo bien que queda un vibrato al cantar “rock lo OO-OO-OO-OO obster”). También es el tema más largo (lo cual da pie a incluir muuuuuuchas barbaridades) y la guitarra de Ricky Wilson tiene un tono Surf Rock muy marcado, algo normal si estamos hablando de la “langosta rockera”. Lo que es totalmente impredecible es que al final las chicas empiecen a imitar todos los sonidos de los animales marinos. A veces me pregunto por qué triunfó un tema sin pies ni cabeza como Rock Lobster, pero si nos ponemos a pensar tampoco es muy halagüeño que triunfe Tokio Hotel precisamente.

No hace falta que siga tema por tema, porque en mayor o menor medida los B-52’s siguen haciendo gala de su humor característico y no consiguen superar la brillante primera mitad del disco. Aun así, sigue siendo una experiencia placentera. Y me extraña decir “placentero” para analizar una colección de sonidos tan raros como la de este álbum. Será que estoy peor de lo que pensaba.

Tracklist

  1. “Planet Claire”
  2. “52 Girls”
  3. “Dance This Mess Around”
  4. “Rock Lobster”
  5. “Lava”
  6. “There’s A Moon In The Sky (Called The Moon)”
  7. “Hero Worship”
  8. “6060-842”
  9. “Downtown”