¿Pondré algún día un nombre más largo?

Género: Technopop / Synthpop
Valoración: Excelente

Que la Movida es una época irrepetible de la música española creo que es algo que está bastante claro. La Transición fue algo así como el pistoletazo de salida de un sinfín de grupos influidos por todas las imágenes de la música foránea contemporánea que habían ido mamando cuando aquello de la libertad de expresión estaba mal visto y mi blog habría sufrido la censura irremediablemente (si existiéramos Internet y yo mismo, claro). Sinceramente yo no soy un experto de la Movida, pero tengo el conocimiento suficiente como para saber que Aviador Dro era un grupo excepcional dentro de la escena musical madrileña. Son como el hijo bastardo de Devo y Kraftwerk a causa de un romance veraniego en España mucho antes de que Madonna descubriera las excelencias de nuestro país en La Isla Bonita. De papá-Devo heredaron la estética y de mamá-Kraftwerk, la música, y la genética determinó que introdujeran el Technopop en la tierra del Bakalao. ¡Qué padres más ilustres!

“Síntesis” es, quizás, su obra más celebrada y se compone de dos CDs llamados “Tésis” y “Antítesis”. El primer álbum dialéctico de la historia, ni más ni menos. En realidad, Aviador Dro juega siempre con el socialismo y el “robotismo”. En una sociedad de robots, el sistema debería ser esencialmente comunista, ya que la igualdad entre robots sería total y absoluta. Así que irremediablemente la ideología de Aviador Dro no puede ser más que una revisión “a la moderna” del Marxismo, del que toman la dialéctica. No obstante, los dos CDs no sólo se diferencian en el nombre. El primero es más accesible y bailable, mientras el segundo queda reservado para la mayoría de las experimentaciones electrónicas.

En general todas las canciones del álbum, especialmente en el primer CD, tienen algún tipo de gancho, proporcionado en su mayoría por los sintetizadores de los que hacen uso y abuso los Obreros Especializados del Aviador Dro. El sonido es muchas veces mecánico y frío por el efecto de los teclados y sobre todo de la monótona batería electrónica que conforman la sección rítmica, pero esto no quiere decir que no usen instrumentos convencionales y más “humanos”. De hecho, en Vórtex todo el encanto reside en esa guitarra perfectamente imbricada en el sonido moderno y futurista de Aviador Dro, lo que denota que no sólo importaron el estilo de Devo y Kraftwerk, sino que tuvieron el talento necesario para ser más que una mera traducción al castellano.

Lo cierto es que “Tésis” empieza con la canción más adictiva de todo el álbum, Baila la Guerra, el tema menos robótico del disco, inspirado claramente en la historia de “Star Wars”. No parece de Aviador Dro, o por lo menos no al Aviador Dro de este disco. La frialdad del acero no se encuentra en ningún lado. En su lugar tenemos una desafiante melodía vocal que invita a rebelarse contra “el Imperio Solar”, sea lo que sea el susodicho Imperio, y rebosa energía y juventud por todos lados. Igualmente pegadizo, pero mucho más acorde a la estética semi-Cyberpunk de Aviador Dro, es El Trabajo de las Máquinas. La melodía principal es bastante fascinante. Se me vienen a la mente vistas aéreas de una ciudad totalmente programada, automatizada, despersonalizada. Creo sinceramente que si esto hubiera salido en cualquier otro país habría sido un clásico del Technopop (o Electropop, o como lo queráis llamar).

Como decía antes, la segunda mitad de “Síntesis” es un poco menos accesible debido a su tono oscuro y experimental. Camarada Bakunin ya empieza con un bombo distorsionado y un tono más mecánico y mecanizado que nunca. En “Antítesis” la música suena algo más combativa y agitada dentro de lo que es un futuro de máquinas totalmente apocalíptico y desolador. Es el reverso caótico de “Tesis”. Por esta razón Intolerancia suena como si Robocop hubiera tenido un cortocircuito y se hubiera descontrolado (¡en serio!), o el sintetizador de Alex Y Los Drugos (gran referencia a la película de Kubrick) es tan abrasivo y sofocador que casi se come cualquier otro sonido, o la enloquecida melodía de Ruido De Sables se complementa con gritos, risas y marchas militares que le dan un aire de música concreta.

Sólo por todo lo que representa, este disco se merece una buena valoración. Es cierto que el sonido a veces se pasa de artificial y en ocasiones tiene un aire un poco amateur, pero todas las ideas y energías vertidas en este proyecto compensan todo lo malo que pueda decir de “Síntesis”. Una pena que no estén demasiado valorados hoy en día…

Tracklist

  1. “Baila La Guerra” (4:44)
  2. “Néstor El Cyborg” (4:10)
  3. “Plancton” (4:22)
  4. “Cadena Informativa” (4:09)
  5. “Vórtex” (4:31)
  6. “Antimateria” (4:43)
  7. “El Trabajo De Las Máquinas” (4:04)
  8. “Síntesis (Tesis)” (2:46)
  9. “Camarada Bakunin” (4:35)
  10. “Intolerancia” (4:11)
  11. “Nuclear Siempre” (3:29)
  12. “Álex Y Los Drugos” (3:33)
  13. “La Arenga De Los Sindicatos” (4:50)
  14. “Destino Contra Dios” (4:39)
  15. “Ruido De Sables” (3:41)
  16. “Síntesis (Antítesis)” (2:43)
  17. “En Equipo” (5:44)