Yo sí que tengo fobia a este disco

Género: Hard Rock
Valoración: Muy Malo

Hoy que mi día tiene una pinta penosa me apetecía inaugurar la categoría de los “muy malos” con un ejemplo que me duele bastante: The Kinks, ejemplo paradigmático de enormísima (pero enormísima, ¿eh?) banda de los 60 que acusa el paso de los años hasta límites catastróficos. ¿Qué pasó con aquel grupo garagero que sacó discazos como “Arthur (or the Decline and Fall of the British Empire”, “The Kinks Are The Village Green Preservation Society” o “Muswell Hillbillies”? Pues intentar seguir las modas pasó.

En “Phobia”, último disco del grupo (¡qué mal sabor de boca dejaron!), apostaron por un pseudo-Heavy Metal. Seguramente pensaron “coño, nuestro You Really Got Me sirvió de base para multitud de grupos Hard Rock… ¿a que no hay huevos?”. Y los hubo, vaya que si los hubo. ¿En serio creían que temas como el que da título al álbum, Babies o Don’t son buenos? Son genéricos hasta decir basta, y encima llegan a sonar ridículos (sobre todo Phobia, madre mía, ¡tengo pesadillas!). A partir de Drift Away el disco se convierte en un festival de lo que no se debe hacer: riffs quemadísimos y poco inventivos, voces que intentan ir más allá de sus posibilidades y que fallan estrepitosamente, y todo ello en temas alargados artificialmente y aburridísimos.

Pero bueno, en toda esta vorágine de mediocridad hay un tema que me pareció excelente. De hecho, todavía no sé qué leches hace ahí, en medio de tanto tema poco inspirado. Hatred (A Duet) tiene todo lo que le pido a The Kinks, pero manda huevos que tuvieran que ponerse a escribir sobre su legendario odio fraternal para sacarse de la manga una canción tan buena. En cualquier caso, como bien indica el título, es un dueto entre Ray Davies y Dave Davies cantándose lo mucho que se odian (y se odian mucho, porque es la canción más larga del disco). Lo que me extraña es el tono festivo que tiene, pero tampoco conozco a la pareja en profundidad. Igual estaban celebrando que era su último disco juntos. Somebody Stole My Car no está nada mal tampoco, con su curiosa línea de bajo y Ray Davies recuperando su voz después de quebrársela con tanto Heavy Metal. Además, ser una referencia a The Beatles da puntos.

Realmente no me apetece analizar tema por tema. Bastante tuve con escuchar el disco un par de veces, y lo que querría ahora sería borrármelo de la memoria. Si tenéis cierto placer masoquista igual podríais pillar una copia del disco. ¿Quién sabe? Igual con el dinero recaudado The Kinks se reúne y nos vuelven a castigar con un disco tan malo o peor… Por cierto, ¿por qué los peores discos son los más largos?

Tracklist

  1. “Opening” (0:38)
  2. “Wall of Fire” (5:01)
  3. “Drift Away” (5:05)
  4. “Still Searching” (4:52)
  5. “Phobia” (5:16)
  6. “Only a Dream” (5:04)
  7. “Don’t” (4:36)
  8. “Babies” (4:47)
  9. “Over the Edge” (4:20)
  10. “Surviving” (6:00)
  11. “It’s Alright (Don’t Think About It)” (3:34)
  12. “Informer” (4:03)
  13. “Hatred (A Duet)” (6:06)
  14. “Somebody Stole My Car” (4:04)
  15. “Close to the Wire” (4:01)
  16. “Scattered” (4:11)