¿Para qué más?

Género: Rock
Valoración: Obra Maestra

Como hoy se cumple justo un mes desde que decidí abrir este blog esta entrada va a ser algo especial. De hecho, me la vengo reservando desde el inicio. “Live at Leeds” es el primer disco en directo que aparece en estas páginas y, sí, es mi directo favorito. He escuchado y me he estremecido con “Get Yer Ya-Ya’s Out!”, “Made in Japan”, “At Fillmore East” y tantos otros que también han sido llamados “el mejor álbum en directo de todos los tiempos”, pero nunca me han hecho cambiar mi opinión: The Who eran simplemente los mejores sobre el escenario.

La noche la abrieron con un tema de John Entwistle llamado Heaven and Hell, aunque es obvio que se confundió al poner el nombre, porque sobra el “and Hell”. Hell es escuchar un Ricky Martin feat. Daddy Yankee. Esto es Heaven. Cuando Roger Daltrey acompaña al solo de guitarra gritando a pleno pulmón “never die, neeee-eeee-eeever die, i said neeeeever diee” mientras Keith Moon demuestra por qué le considero el mejor baterista de la historia, apoyado por el increíble bajo del callado pero matón Entwistle, alcanzo el Nirvana. Cada vez que me pregunto qué es el Rock lo pongo: jamás se ha encontrado en un estado más puro que aquí.

Los clásicos de The Who son ejecutados con 10 veces más energía que en sus versiones de estudio, como el furiosísimo Sparks mezclado entre Amazing Journey o la bestia parda en que convierten el popero I Can’t Explain. Incluso hay una versión espectacular de 15 minutos de My Generation que tuvo que ser toda una locura en directo y no por su duración precisamente, sino por la cantidad de riffs, solos y ritmos diferentes que suenan como si quisieran resumir toda su carrera en un cuarto de hora. Desde luego, no había mejor canción para hacerlo que en My Generation, el simbólico megahit de The Who. Normalmente escucho las versiones en directo de los grupos de forma complementaria, pero en este caso no hay ninguna razón para volver a los originales si no es para comprobar lo mansas que suenan después de “Live at Leeds”. Sin embargo, las grandes sorpresas son las covers.

Young Man Blues o Summertime Blues deberían ser estudiadas por todas esas bandas que se llaman a sí mismas rockeras1. Roger Daltrey canta “I said a young man ain’t got nothing in the world these days” de una forma tan desafiante que parece dar a entender justo lo contrario de lo que dice la canción.  Esto, que en la versión original de Mose Allison era un canto de nostalgia, se convierte en un grito de guerra contra la generación anterior (My Generation de nuevo…). Después de esto no me extraña que muchos grupos de Punk miraran a The Who como uno de sus precursores, pero personalmente el aspecto leonino de Daltrey me impone mucho más que cualquier gamberrada juvenil de los años 70.

Las partes en las que Daltrey habla con el público son bastante graciosas y demuestran que The Who era una banda que lo tenía todo dentro y fuera del escenario, aunque confieso que siempre me salto la parte en que explica la historia de A Quick One, While He’s Away. Pocos manejaban el tempo del concierto como The Who y la imagen que transmitían era realmente impresionante: Daltrey jugando con el micrófono con su pecho descubierto, Townshend yendo de un lado a otro por el escenario y dando rienda suelta a sus famosos molinillos, Entwistle diciendo con el bajo todo lo que no dice con la boca y Keith Moon demostrando cómo se producen los terremotos en el mundo. No es de extrañar que Led Zeppelin basara su imagen en la de The Who, lo que sirvió a su vez de inspiración para incontables bandas de Hard Rock y Heavy Metal.

Cuando me he escuchado 4 veces seguidas esta joya de 75 minutos para tener fresco en mi mente el sonido de este disco quiere decir que estamos ante una auténtica obra maestra de los directos. Y encima tienen los cojones de decir que no hicieron su mejor concierto ese día, pues sinceramente no me quiero imaginar cómo sería aquél…

PD: Hace dos días salío esta joya celebrando el 40 aniversario del concierto. Ya sabéis lo que os pueden regalar por navidades.

PD2: Este vídeo no pertenece a este directo, aunque es del mismo año y es una versión casi tan buena como la de “Live At Leeds”. Never die, baby!

Tracklist

  1. “Heaven and Hell” (5:07)
  2. “I Can’t Explain” (3:13)
  3. “Fortune Teller” (2:35)
  4. “Tattoo” (3:42)
  5. “Young Man Blues” (6:11)
  6. “Substitute” (2:07)
  7. “Happy Jack” (2:13)
  8. “I’m A Boy” (7:46)
  9. “A Quick One, While He’s Away” (8:52)
  10. “Amazing Journey/Sparks” (7:54)
  11. “Summertime Blues” (3:22)
  12. “Shakin’ All Over” (4:34)
  13. “My Generation” (15:48)
  14. “Magic Bus” (7:55)

1Da igual que lleven la palabra Blues en el título. Si esto es Blues yo soy una monja carmelita.