Que la portada no os eche para atrás

Género: Art Rock / Post Punk
Valoración: Excelente

¿Qué se puede decir de este disco que no esté dicho ya? Bueno, podría ponerlo a parir para ver si ganaba algo de atención yendo a contracorriente, pero soy incapaz. Y mirad que me gustaría ser diferente, que la gente me alabe por ir contra la masa y tal y cual… No obstante, hay algo en lo que sí puedo llevar la contraria a los críticos: esto no es Punk. O por lo menos no entendido al modo tradicional. ¿En qué disco de Punk hay un tema de 11 minutos con un solo de guitarra como el de Marquee Moon?

A Television le pasa algo similar a lo de Patti Smith. No hicieron nada estrictamente Punk y, por circunstancias de la época, fueron símbolos del movimiento. De hecho, Tom Verlaine se me asemeja a Patti Smith en multitud de ocasiones, especialmente en Guiding Light, pero con una voz a lo David Byrne (casualmente todos salieron de la famosa CBGB). Sus letras están fuertemente influidas por la poesía y se llenan de figuras literarias y recursos totalmente inaccesibles para un tipo que venga de escuchar los Ramones. Aquí no hay rebeldía, ni rabia, ni revolución juvenil, sólo arte. ¿Qué artista Punk se cambiaría el apellido por el de un poeta francés?

Sin embargo, este disco no habría sido elevado a lo más alto del Punk, Art Rock o lo que fuera sólo por sus letras. Nunca fueron tan destacadas como la interacción entre los dos guitarristas, Tom Verlaine y Richard Lloyd. Si es que no hay más que escuchar Marquee Moon, con su glorioso solo in crescendo continuamente hasta romper en un pasaje de misticismo embriagador. Es tan increíblemente fascinante que algunos lo comparan con Dark Star de los Grateful Dead. Ahí es nada. Si esto hubiera sido la base definitoria del Punk, el género estaría lleno de Mozarts y Beethovens… Aun así “Marquee Moon” es más que su tema homónimo (y si no lo fuera seguiría siendo uno de los mejores discos del 77). See No Evil y Friction son lo más cercano al Punk que nos vamos a encontrar con sus enérgicos riffs y una duración relativamente corta, pero mi segundo momento favorito del disco lo conforman la cascada de perlas, el “tears!! tears!!” y, de nuevo, la mágica guitarra de Verlaine en Torn Courtain. ¿Qué grupo Punk podría conseguir tanta delicadeza como en esta canción?

El 77 fue el año del Punk por excelencia y todo lo que se asemejara un poco entraba dentro del saco. Si Velvet Underground hubiera sacado su debut en este año, Lou Reed protagonizaría el 70% de las películas de Julien Temple. Lo cierto es que en “Marquee Moon” nos encontramos con una amalgama de Art Rock, Garage, la forma de tocar de Jerry García y, sí, influencias de otras bandas de la CBGB. Sólo acepto la categorización de Post Punk porque, bueno, fue su piedra angular, pero otra cosa me parece un insulto a Tom Verlaine, y no porque considere al Punk un estilo inferior (me encanta), sino porque si su idiosincrasia es volver a los sonidos más básicos y primitivos del Rock, él obviamente la rechazaba. En definitiva, más allá de géneros, influencias y demás historias, “Marquee Moon” es un disco esencial y llamadlo como os dé la gana.

Tracklist

  1. “See No Evil” (3:53)
  2. “Venus” (3:51)
  3. “Friction” (4:44)
  4. “Marquee Moon” (10:40)
  5. “Elevation” (5:07)
  6. “Guiding Light” (5:35)
  7. “Prove It” (5:02)
  8. “Torn Courtain” (6:56)