Muy descriptivo, sí señor

Género: Jazz Rock
Valoración: Excelente

En plena ebullición del Rock y con el auge del Progresivo, los nuevos estilos iban apareciendo como setas y empezaron a tenderse puentes hacia otros géneros para crear hibridaciones que en algunos casos buscaban la aceptación de ambos públicos y en otros tenían pretensiones artísticas más elevadas. Es el caso de Mahavishnu Orchestra. El Jazz y el Rock fueron de los primeros géneros que se dieron la mano, ya sea dentro del mismo Rock Progresivo (con los ya analizados King Crimson) o fuera de él (Weather Report, Traffic, Steely Dan, Colosseum), pero si hay que hablar del gurú que encabezó este movimiento no hay mejor elección que John McLaughlin, guitarrista y líder de la agrupación que nos ocupa.

Mahavishnu Orchestra hizo el Jazz Rock más enérgico y contundente de toda la escena, algo que ya se intuye con el tema que abre el disco, Meeting of the Spirits, y se confirma con The Noonward Race. Sólo un baterista de primera puede aportar el ritmo que necesita la guitarra de McLaughlin, y Mahavishnu Orchestra lo tiene: Billy Cobham, ex de Miles Davis y toda una auténtica máquina de golpear las baquetas. Meeting of the Spirits fue el primer éxito de la banda y es un buen adelanto de lo que la caracterizaría, especialmente con la tenebrosa melodía de guitarra contestada por un violín realmente acelerado. Y es que una de las cosas que hace especial a Mahavishnu es el violín que usan para sus jams. Un violinista cojonudo este Jerry Goodman, por cierto. Creía que se le acabarían saltando las cuerdas en algún momento del disco.

A Lotus On Irish Streams reincide en la idea de la fusion como vehículo para crear nuevas formas artísticas. En esta ocasión, el violín parece querer imitar la belleza oriental (lotus) sobre una forma totalmente clásica y occidental reflejada por el piano (Irish streams). Es quizás uno de los temas más preciosistas del álbum, ideal para reflexionar sobre tu vida mientras sueltas cuatro lagrimones ante tanto derroche artístico, aunque de Rock tenga poco. ¿Para qué más si luego viene Vital Transformation y nos devuelve a la frenética batería de Billy Cobham, el violín alocado de Jerry Goodman y la chillona guitarra de McLaughlin? Que estos tarados sean los mismos que apenas un minuto antes estuvieran recreándose en la  belleza de sus instrumentos con calma y serenidad es difícil de comprender.

El swing bluesero de The Dance Of Maya no sé si borda lo paródico o realmente se lo tomaban tan en serio como You Know, You Know, otro de esos temas introspectivos del álbum que podría hacer reflexionar hasta a un elefante. Iba a decir que este tema preconiza el estilo del Trip Hop, pero es que realmente Massive Attack tomó un sample de esta canción, lo cual dice mucho por sí mismo. ¿No decía que la fusion era un vehículo creativo? Pues tomad dos tazas bien cargadas. Tomadlas mientras suena Awakening, en la que Billy Cobham tiene su ansiado solo de batería para resumir sus habilidades musicales, aunque no sea siquiera un esbozo de todo lo que puede desarrollar.

Algo de atractivo tuvo que tener este disco, digo yo, porque Santana quiso colaborar con McLaughlin tan pronto como lo escuchó prácticamente y las influencias en el King Crimson de los 70 es innegable. En realidad fue un poderoso canto de sirena para todos aquellos abiertos a la introducción de estilos ajenos al Rock en su música, y es que aún hoy su encanto es indiscutible…

Tracklist

  1. “Meeting Of The Spirits” (6:53)
  2. “Dawn” (5:20)
  3. “The Noonward Race” (6:29)
  4. “A Lotus On Irish Stream” (5:41)
  5. “Vital Transformation” (6:17)
  6. “The Dance Of Maya” (7:16)
  7. “You Know, You Know” (5:07)
  8. “Awakening” (3:26)