¡Levántate! Pero lee la crítica primero...

Género: Funk / Soul
Valoración: Excelente

Para muchos Woodstock fue la coronación de Jimi Hendrix. Para otros tantos, Woodstock llegó a su cénit con la actuación de Santana y su Soul Sacrifice. Algunos se quedan con Grateful Dead, The Who o Jefferson Airplane, pero un número nada despreciable de personas cree que los amos del festival fueron Sly & The Family Stone, y este disco es la clave de su éxito. Lo cierto es que es difícil ponerse de acuerdo cuando se habla de Woodstock, ¿por qué me tuve que perder ese evento que hizo historia? Me lo merecía tanto como los afortunados que nacieron en EEUU 40 años antes que yo. El mundo es injusto…

Y precisamente Sly Stone canta en este disco sobre la injusticia. Si Woodstock fue el festival de música reivindicativo por excelencia, él no pudo ser más oportuno cuando sacó al mercado “Stand!” pocos meses antes. Hasta entonces el mensaje social no había sido una de sus preocupaciones, pero, aunque pueda ser solo una pose, el tema epónimo que abre el disco ya nos golpea de lleno con sus ganas de cambiar el mundo: “Stand/ for the things you know are right/ It’s the truth that the truth makes them so uptight”.  Todo parece indicar que para Sly Stone la música es un vehículo que puede unir a la gente para reivindicar sus derechos, sobre todo cuando tras el “Everybody/ stand, stand, stand” se cambia el ritmo del Soul al Funk, uniendo así sus dos pasiones musicales en una misma canción.

Para mí, y es mi opinión personal, el Funk era el campo en el que se sentía más cómodo y pocos podían hacerle sombra, como lo demuestra el tema central del disco, I Want To Take You Higher, que fue interpretado ESPECTACULARMENTE en Woodstock junto a Higher, del gran “Dance To The Music”. Con temas así uno no sabe nunca por dónde empezar, así que voy a resumirlo en una pequeña frase: “BOOM LAKA LAKA LAKA”. Imaginaos a miles de hippies viendo elefantes rosas y bailando los contagiosos ritmos de Sly Stone. Un motivo más para maldecir que no se haya inventado todavía el Delorean.

Somebody’s Watching You es una muestra de que no sólo sabían hacer música negra y que Sly Stone podía haber hecho que su grupo sonara a Merseybeat mejor que la mayoría de grupos de Merseybeat, aunque tenga que pasarlo por el filtro del Funk como aquí. Las reivindicaciones anti-racistas vuelven cíclicamente en temas como Everyday People o Don’t Call Me Nigger, Whitey, lo cual se equilibra con los marchosos y directos Sing A Simple Song o Sex Machine, tema que no tiene nada que ver con de James Brown y se aventura por el terreno del Rock blusero más salvaje. Y con todo el derecho del mundo. Por mucho que nos intentáramos apropiarnos de ello, el Blues siempre fue una música de negros y pocos blancos podían insuflar el mismo sentimiento a su música.

Después de la extremadamente larga Sex Machine, Sly Stone decide cerrar el disco con You Can Make It If You Try más o menos como lo empezó, recordando que puedes conseguir lo que te propongas si lo intentas. Algo similar a lo que haría los Rolling Stones con You Can’t Always Get What You Want. Estos hippies combativos mantenían algo de optimismo a pesar de haber vivido en una época bastante oscura con Guerra de Vietnam de por medio. No me extraña, con esa música…

Tracklist

  1. “Stand!” (3:08)
  2. “Don’t Call Me Nigger, Whitey” (5:58)
  3. “I Want To Take You Higher” (5:22)
  4. “Somebody’s Watching You” (3:20)
  5. “Sing A Simple Song” (3:56)
  6. “Everyday People” (2:21)
  7. “Sex Machine” (13:45)
  8. “You Can Make It If You Try” (3:37)