Quien pille el chiste del título gana pase VIP a mi blog

Género: Pop / Glam Rock
Valoración: Excelente

¡Ya tocaba! Sparks es otra de mis bandas fetiche. Bueno, dúo fetiche, o si precisamos un poco más, hermanos fetiche. Sparks es la formación de dos hermanos estadounidenses (Ron y Russel Mael) demasiado británicos como para vivir en el país de Bruce Springsteen y demasiado cachondos como para hacer Punk, Rock Progresivo, Hard Rock o cualquier otra cosa que estuviera de moda por aquel entonces. El equivalente español sería algo así como los hermanos Calatrava. Incluso hay un feo y un guapo1.

Hay algo de los grupos que usan el humor para escribir sus letras que siempre me ha atraído (10cc es otra de mis debilidades) y no es porque los chistes me hagan gracia, porque hay veces que no sé qué cojones están diciendo, sino porque ese carácter jocoso se filtra al clima de la canción y pone de buen humor. Si a eso le sumamos un poquito de glam grotesco por allí, otro ‘puñao’ de falsetes potentes por allá y muchos, muchos, muchos ganchos melódicos a diestro y siniestro, ya tenemos un álbum que me llevaría a una isla desierta con mis gafas de sol horteras, mi camisita bien desabrochada y mis pantalones de campana para ir a conjunto. Y una minicadena también, supongo.

Por mucho que lo escriba, jamás podré hacer justicia al sentido del humor de Sparks. Chiquito de la Calzada debería tener colgado un póster del grupo en su cuarto al menos. Es que con líneas como “You mentioned Kant and I was shocked (…) / you know, where I come from none of the girls have such foul tongues”2 (Hasta Mañana, Monsieur), “Girls grow tops to go topless in (…)/ our voices change at a rapid pace/ I could start a song as tenor and then end as bass” (Amateur Hour) o infinidad de ejemplos más agolpados hasta en las letras de los temas aparentemente más serios son realmente hilarantes y la estúpida vocecilla de Russel Mael es la chispa definitiva para pasárselo bien escuchando a Sparks.

Y esto no quita para que haya temas que realmente brillen por sí mismos por la belleza de sus melodías. Si no, no habrían pasado de ser los Weird ‘Al’ Yankovic de los 70, pero es que Weird ‘Al’ Yankovic jamás habría escrito Equator ni aunque Beethoven le estuviera susurrando las notas por la orejilla. Éste es uno de los casos en que Russel Mael usa el falsete no con fines humorísticos, sino para crear una atmósfera realmente divina.

En comparación con otros discos de Sparks, aquí encontramos más temas cañeros y con un destacado papel de la guitarra, como Thank God It’s Not Christmas, Amateur Hour o In My Family, pero en general los temas ponen más énfasis en las melodías de Ron Mael, imitando generalmente las formas del Pop Barroco, como el recientemente analizado “Days of Future Passed”… ¡incluso tenemos un pequeño Vals (Falling In Love With Myself Again)!

“Kimono My House” es uno de los mejores discos Pop que se pueden encontrar a estas alturas de los 70, cuando el género había dejado atrás su periodo de mayor efervescencia. Hacedme caso, y si no, hacédselo a Kurt Cobain o Morrisey. Es uno de sus álbumes favoritos.

Tracklist

  1. “This Town Ain’t Big Enough For The Both Of Us” (3:05)
  2. “Amateur Hour” (3:37)
  3. “Falling In Love With Myself Again” (3:03)
  4. “Here In Heaven” (2:48)
  5. “Thank God It’s Not Christmas” (5:07)
  6. “Hasta Mañana, Monsieur” (3:52)
  7. “Talent Is An Asset” (3:21)
  8. “Complaints” (2:50)
  9. “In My Family” (3:48)
  10. “Equator” (4:42)

1Se ve que, para diferenciarse uno de otro, el mayor (Ron Mael) se dejó bigotito hitleriano y un look a lo papá.
2Aclaración: Kant =/= Cunt.