¡¡CORRED!! La psicodelia ataca de nuevo

 

Género: Pop / Rock Sinfónico
Valoración: Excelente

Lo primero que se te viene a la cabeza cuando pones este disco en tu reproductor de música es si lo has confundido con las obras completas de Mozart de tu padre. Luego revisas la portada y te das cuenta de que la London Festival Orchestra colabora con la grabación. Después te preguntas qué pasó exactamente entre “The Magnificent Moodies” y “Days of Future Passed” para que el grupo se haya vuelto tan vanguardista. Entonces llega Dawn Is a Feeling, Justin Hayward se pone a cantar y respiras aliviado (aunque cuando realmente empiezas a disfrutar es cuando llega The Morning).

La historia tras el álbum no la conozco, pero seguramente iría tal que así. En medio de la euforia psicodélica, Justin Hayward y John Lodge entraron en el grupo de los cinco magníficos y dijeron “¿por qué no hacemos un álbum conceptual? ¡Seguro que no lo hace nadie nunca en la vida…!”, y así iniciaron un brainstorming de ideas hasta que uno dijo: “¿y si describimos un día? ¡Es algo como muy impresionista y guay!”. ¡BINGO! Lo cierto es que este disco es uno de los primeros álbums conceptuales y también uno de los más claritos en cuanto a significado, lo cual lo convierte en un buen ejemplo para quienes se adentran en la materia… Claro que en el mismo año salió “Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band” y les jodió el invento a los Moodys.

Pero bueno, ya basta de cachondeo. No calificaría a un álbum de excelente si no se lo mereciera, excepto si lleva la firma de David Byrne o uno de éstos, pero ésa es otra historia… Aquí la música es realmente buena: seis temas bastante Pop entrelazados por interludios orquestales algo aburridillos que representan un momento del día y también de la vida del hombre. Así que sí, como no me hace falta señalar Dawn se refiere al nacimiento; Lunck Break, a la juventud plena; The Night, a la senectud y la muerte… Vosotros podéis completar la lista solos, pero escuchad las canciones con atención y fijaos en cómo juegan con la música para representar cada etapa vital. El ritmo lento y torpe de Evening, parecido al de un corazón bombeando lentamente, la energía de Lunch Break, el romanticismo de The Night

The Night, ¿os suena? El nombre completo es The Night: Nights In White Satin, el megahit de The Moody Blues y el tema que les situó en el mapa británico para aquellos que no escuchan más que los singles que se retransmiten en radio. No es nada nuevo asociar el amor a la muerte, pero siempre que se haga de esta forma a mí me da igual que se rehagan todos los clichés posibles y pocas veces se va a decir “I love you/ yes, I love you!!!” de una forma tan sentida como aquí, ya sea dirigido a la muerte o a un póster de Sylvester Stallone. No es el único momento de genuina belleza, por supuesto. The Moody Blues era un grupo algo limitado, pero con mucho talento para encontrar melodías bonitas y sentimentales, como la segunda parte de The Afternoon, Time To Get Away, o la marcha infantil de The Morning, plagadas de armonías y saltos melódicos muy expresivos.

“Days of Future Passed” es quizás uno de los discos en los que las emociones están más a flor de piel. No es para menos. La vida de una persona pasa por muchos estados, y todos ellos fueron reflejados perfectamente por The Moody Blues. El optimismo va cediendo poco a poco ante la inevitabilidad de la muerte y la música se va haciendo cada vez más melodramática en consonancia. A todo esto… ¿te das cuenta de que mientras estabas confuso y aturdido con The Day Begins se te estaban mostrando todas las melodías principales del disco?

Tracklist

  1. “The Day Begins: “Morning Glory” (5:51)
  2. Dawn: “Dawn is a Feeling” (3:49)
  3. The Morning: “Another Morning” (Ray Thomas) (3:56)
  4. Lunch Break: “Peak Hour” (John Lodge) (5:29)
  5. The Afternoon: “Forever Afternoon (Tuesday?)”/Evening: “Time to Get Away” (8:23)
  6. Evening: “The Sunset” / “Twilight Time” (6:40)
  7. The Night: “Nights in White Satin” (7:39)