Echadle la culpa a Eno por el rosa

Género: New Wave
Valoración: Excelente

Este álbum es uno de mis fetiches por tres razones: porque se lanzó en la fecha de mi cumpleaños, porque lo produjo Brian Eno y porque es una de las mayores sorpresas que me he llevado en mi vida musical. Muchos de vosotros estaréis flipando con la clasificación del álbum “¿New Wave? ¿Pero estos no son los de Hymn y Vienna?”. Pues sí, Ultravox!1 hacían New Wave y Punk antes de la marcha de John Foxx. Y de forma excelente, a todo esto.

Lo primero con que nos encontramos al poner el disco es el tema más furioso que podemos escuchar en él, Sat’day Night In The City Of The Dead. Aquí hay trazas de Glam Rock en las letras, en el ritmo, y en esa endiablada armónica que acompaña a toda la canción, pero también sirve para la presentación de Chris Cross, el bajista del grupo, haciendo lo mejor que sabe hacer: tocar un bajo melódico, rápido y pegadizo. Quizás el siguiente tema no sea el mejor ejemplo, pero, por Dios, escuchadlo en Dangerous Rhythm. Si eso no es un bajo magistral no sé yo lo que es. A lo mejor resulta que lo preferís en The Lonely Hunter. No tengo nada que objetar: es igual de bueno.

Las influencias de este disco son muchas, desde luego, y todas buenas. Hay algo en I Want To Be A Machine que me hace recordar a King Crimson y su 21st Schizoid Man y todavía no sé el qué. Esas imágenes decadentes y desoladoras adquieren una sonoridad diferente a la de Greg Lake en boca de John Foxx, no porque sus voces no se parezcan (que, de hecho, no lo hacen), sino porque donde el primero parece sacar todo su genio desquiciado y maléfico, reforzado por esa distorsión vocal tan chu chu chuli (de la ya que ya hablaremos largo y tendido), Foxx transmite desesperación con su entonación suplicante. Nada tiene que ver The Wild, The Beautiful & The Damned y su potente estribillo. Cada vez que lo escucho me dan ganas de abrir la ventana de mi cuarto y gritar “DON’T ASK FOR EXPLANATIONS/ THERE’S NOTHING ELSE TO UNDERSTAND/ CAUSE YOU’RE THE WILD, THE BEAUTIFUL AND THE DAMNED, THE DAMNED!!!!”. Para mí, lo más destacado del disco.

My Sex es quizás el tema en que más se note la mano de Brian Eno. Los sintetizadores de fondo parecen sacados de “Another Green World” o “Before and After Science” (discos que también analizaré más tarde o más temprano, por supuesto) y el toque Ambient le delata, pero eso no es malo en absoluto. Eno podría tocar una mierda y convertirla en un dulcecito de chocolate. Y cuando tocaba un dulcecito de chocolate, como en este caso, hacía algo verdaderamente cojonudo. Y si no que se lo digan a Bowie.

Que no continuaran esta tendencia para sus futuros discos es toda una pena, porque aquí se demuestra que la banda tenía mucho potencial. Ahhhh… pero llegaban los 80 y quien no se apuntara al carro de las nuevas modas iba comercialmente jodido…

Tracklist

  1. “Sat’day Night In the City Of The Dead” (2:37)
  2. “Life At Rainbow’s Day (For All Tax Exiles On The Main Street)” (3:43)
  3. “Slip Away” (4:19)
  4. “I Want To Be A Machine” (7:23)
  5. “Wide Boys” (3:18)
  6. “Dangerous Rhythm” (4:21)
  7. “The Lonely Hunter” (3:45)
  8. “The Wild, The Beautiful And The Damned” (5:50)
  9. “My Sex” (3:02)


1La exclamación la perdieron allá cuando Midge Ure comenzó a hacer synthpop con el grupo.